Richard Roxburgh, protagonista de 'Rake'

"Mi personaje es adicto a todo: al alcohol, drogas, al sexo y a la ley"

  • El abogado de esta serie australiana es un profesional especializado en defender causas polémicas e imposibles.

En el canal temático Sundance Channel se acaba de estrenar una ficción australiana, Rake, que se emite los jueves por la noche. Es la historia de Cleaver Greene un abogado muy particular, en una serie que se aleja de los arquetipos norteamericanos, que interpreta Richard Roxburgh.

-Defiéndame su serie. Para eso es usted un abogado…

-Por encima de todo Rake ha sido creada para entretener. Es la función principal de la televisión junto a ilusionar. Creo que desde Australia hemos creado una serie entretenida que hace un guiño a lo políticamente incorrecto y que es lo que ha generado éxito en otros países. Tratamos de darle un punto de reflexión a la trama. He oído que en España finalmente han prohibido fumar en todos los recintos cerrados, es el ejemplo de un tema polémico que conlleva un debate social. Cleaver, mi personaje, abordaría asuntos así. Su tiempo lo ocupa en casos controvertidos con un punto de vista imprevisible.

-¿Qué diferencia tiene Cleaver con otros abogados televisivos? ¿No está el espectador cansado de tantas series de juicios?

-Es un protagonista peligroso para tener en una serie porque es una especie de alma libre. Nunca sabes qué va a hacer. Es adicto a todo: al alcohol, a las drogas, al sexo, al amor y a la ley. Pero al mismo tiempo quizá es lo que le convierte en un personaje apasionante que consigue que el espectador se enganche. Hay muchas series sobre abogados pero este es totalmente diferente. Es un individuo único y en realidad la serie no se centra tanto en su profesión sino en su dramática vida. No quiero decir que el aspecto legal no sea importante, pero lo interesante sobre Cleaver Greene es que siempre está defendiendo a personas indefendibles. Conscientemente, siempre elige casos que son provocadores y creo que lo hace porque siente empatía o quizá pena por ese tipo de gente.

-¿Podría decirse que es el abogado del diablo?

-Bueno, como abogado tiene que defender a traficantes de droga o pederastas y a veces consigue que salgan de la cárcel. Realmente es parte de su trabajo. ¿Eso significa ser el abogado del diablo? No lo sé… En nuestro sistema legal está escrito que todo el mundo tiene derecho a un abogado y creo que es completamente justo y que el sistema jurídico no podría ser de otra forma. Simplemente es un abogado defensor.

-¿Se siente identificado con su personaje? ¿qué le gusta y qué le da miedo de él?

-Soy el co-creador de la serie, así que he aportado mucho al personaje. El otro creador es un gran amigo mío desde hace años (Peter Duncan) y hemos pasado bastante tiempo pensando en Cleaver y hemos incorporado algunas cosas de nuestra propia vida. No somos del todo iguales pero tenemos semejanzas. Lo que más me gusta del personaje es que es un amante de las personas, no deja de quererlas hagan lo que hagan, y esto a veces le provoca problemas. Por ejemplo, es un hombre que se acuesta con la mujer de su mejor amigo y la quiere mucho, pero eso no le impide seguir queriendo también a su mejor amigo. Su universo es muy complicado y tienes que ver la serie para poder entenderlo realmente. A veces es duro, pero a la vez es algo estupendo. Lo que más me asusta es que es un abogado defensor muy brillante y consigue que los criminales sean declarados inocentes.

-¿Cómo cree que evolucionará un producto tan singular como Rake?

-Estamos trabajando en la segunda temporada y estamos muy contentos. Si creías que las cosas le iban mal a Cleaver en la primera, las cosas se ponen infinitamente peores en la segunda.

-¿A quién llevaría ante un juez y por qué?

-Probablemente me gustaría ver a Rupert Murdoch ante un tribunal... pero alguien ya lo ha hecho por mí.

-¿Qué visión diferente puede aportar Australia?

-Tenemos bastantes productos muy interesantes, contando nuestras propias historias.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios