Los reportajes encuentran su sitio en los canales digitales

  • Cadenas como Discovery Max o Xplora consiguen llamar la atención de la audiencia con programas que despuntan por la curiosidad de los temas analizados

Cuando las películas se repiten, las tertulias políticas agotan y las series empiezan a perder su gracia, los documentales se convierten en una opción a tener en cuenta.

La llegada de la TDT abrió una puerta a este tipo de programas de entretenimiento de no ficción, una opción que está empezando a tener un sitio más o menos visible en el mando a distancia con cadenas como Discovery Max o Xplora, dos canales que, en relativamente poco tiempo (el del grupo de Antena 3 comenzó su emisión hace sólo cinco meses) han conseguido una audiencia media por encima del 1%, un dato ni mucho menos despreciable en la TDT, puesto que las sitúa justo detrás de las cadenas de series y las dedicadas a los más pequeños de la casa que ocupan, con una diferencia notable, los primeros puestos del ranking.

La variedad de los temas expuestos y, sobre todo, la curiosidad de los asuntos que se tratan son, en muchas ocasiones, los ingredientes que llaman la atención del espectador a la hora de parar el zapping en uno de estos canales. Y es que, cualquier asunto, por raro que parezca, tiene cabida en este tipo de reportajes: desde cómo se elaboran los objetos cotidianos hasta cómo se pescan caimanes en los pantanos de América o se persiguen fantasmas con las tecnologías más avanzadas.

Los documentales han dejado de tener un sitio exclusivo en La 2 de Televisión Española, y eso que en la cadena pública siguen teniendo un espacio privilegiado, sobre todo, los reportajes que versan sobre la vida animal y las ciudades del mundo. Pero no es eso, precisamente, lo que buscan los espectadores de estas nuevas cadenas, sino otro tipo de documentales que se mueven más entre la curiosidad y lo insólito y que, en ocasiones, incluso raya el espectáculo. Prueba de ello son los programas que mantienen a los mismos protagonistas en cada capítulo y que cuentan, por ejemplo, el día a día de una casa de empeño o de una empresa dedicada a los embargos. Del mismo modo, llaman la atención los programas que dedican a probar la veracidad de los mitos o aquellos otros que analizan los peores desastres que han ocurrido en el mundo a lo largo de la historia. Así como los que dan protagonismo a las comidas más insólitas del planeta o incluso a las personas que son capaces de probar los platos más insospechados de cualquier gastronomía.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios