joaquín reyes. 'cuerpo de élite', antena

"Es un reto difícil: hago de un político torpe que se mete en líos"

  • El líder chanante es el ministro de Interior en la nueva versión de la comedia

  • Está en capilla para presentar los Goya junto a su buen amigo Ernesto Sevilla

Joaquín Reyes es el ministro Julián Miralles, con María Botto como su sacrificada asesora. Joaquín Reyes es el ministro Julián Miralles, con María Botto como su sacrificada asesora.

Joaquín Reyes es el ministro Julián Miralles, con María Botto como su sacrificada asesora.

En la película ya era Julián Miralles, el pelota asesor del ministro de Interior que interpretaba Carlos Areces, pero para la versión televisiva de Cuerpo de élite ya ha ascendido, con la actriz María Botto de resignada consejera. Joaquín Reyes prepara la gala de los Goya que conducirá junto a Ernesto Sevilla mientras ultima esta serie de Antena 3, que se estrena en breve, donde los agentes seleccionados los encarnan Cristina Castaño (Elena, una boina verde); Octavi Pujades (un tedax); Adriana Torrebejano (una mossa); Álvaro Fontalba (un ertzaina); y Canco Rodríguez, fichado como un estelar policía nacional de Málaga. Los chanantes, por cierto, están de aniversario: quince años de su estreno en Paramount Comedy, cuando a Joaquín se le cruzaron los cables de manera genial.

-Ya lo han ascendido a ministro ¿Se vería en la realidad tomando decisiones como Juan Ignacio Zoido?

-Sería el sueño de cualquiera: ser como Zoido. Ser ministro es un papel a mi altura por mi calidad como actor. Es un reto muy difícil. En esta serie tengo que hacer de un político torpe que se mete en líos todo el tiempo, que toma decisiones equivocadas... que no es muy habilidoso. Ha sido un esfuerzo muy grande ya que es una creación propia. Es complicado encontrar una comparación...

-¿Qué ha tomado de los políticos de la vida real? ¿Qué observa de ellos para inspirarse?

-Sobre todo me he fijado en el lenguaje corporal, cómo se mueven en los pasillos, en las ruedas de prensa. Los políticos, ya lo sabemos, tienen un lenguaje particular, lleno de frases hechas, que acompañan con una gesticulación muy parecida, reconocible. Están muy asesorados, muy coartados. Casi todos tienen miedo a la espontaneidad. Son personajes excesivamente rígidos y por eso son muy parodiables.

-¿Hay variantes según los partidos?

-Hay matices según los partidos. Creo que las variantes están más condicionadas por la ropa, por el uniforme que han de llevar según el partido.

-¿Algún 'tic' de esos políticos que le encante añadir?

-Me divierte cómo mueve las manos Angela Merkel. Esas cosillas quedan muy divertidas cuando las trasladas a una imitación.

-¿Qué rasgos ha atrapado?

-Mi ministro es más bien un frankenstein porque tiene retales de varios políticos. Miralles viste y se mueve como un dirigente de un partido conservador. Mi personaje estaba por debajo del ministro en la película y por entonces me parecía más listo. Ha sido ascender a lo más alto y se me ha vuelto más tontaina.

-¿Julián Miralles habría mejorado la gestión de la nevada en la AP-6?

-Toda la gestión de la crisis de la nevada fue de traca. Como lo de Cataluña. La realidad supera en disparate a la ficción. Como los que compraron unos cupones con el 155 y les tocó. Eso lo pones en el guión de esta serie y dirían que hemos exagerado.

-¿Qué decisiones tiene que tomar en la ficción?

-Estoy muy involucrado en el cuerpo de élite. Estoy al tanto de las misiones. Es un grupo secreto del que mi personaje no tiene que dar explicaciones pero debe ocultar las misiones que se les encomienda. Bueno, todo ésto pertenece al mundo de la ficción. Nos lo hemos inventado todo...

-En serio ¿aporta cosas a su personaje en esta serie o tiene que seguir a rajatabla lo que le escriben los guionistas?

-En Cuerpo de élite soy sólo actor y me atengo a los guionistas, al director. Hombre, llevamos un tiempo en la comedia, así que el director, Joaquín Mazón, nos deja a todos aportar cosas. Yo añado si lo tengo claro, pero me gusta respetar lo que digan los guionistas.

-¿La actualidad sería la principal fuente para hacer el humor?

-La actualidad siempre te da mucho material. Para Cuerpo de élite se sigue mucho la actualidad para parodiarla.

-¿Cómo surgen sus 'celebrities'? ¿Cómo los elige?

-Hay personajes que piden a gritos que se les parodie. La actualidad es un absoluto sainete. He hecho homenajes a figuras de siempre pero a veces la actualidad te trae como una obligación a quién tienes que parodiar.

-Y ahora se muere de ganas por parodiar a...

-Está claro que a Puigdemont. Es de una inconsciencia, de una torpeza, de una poca voluntad política para resolver las cosas que tendría que incluirlo ya mismo. Es increíble cómo se ha llegado a esta situación en Cataluña. Los políticos tienen que resolver las cosas que parecen difíciles. Su misión sería arreglar, solucionar, y no hacer lo contrario.

-Su último personaje favorito para El intermedio.

-Carmena, por supuesto. Es muy parodiable. Muy divertida para convertirse en ella. Mejor que Trump. Y Esperanza Aguirre siempre ha dado mucho juego.

-Han cumplido Quince años chanantes en Comedy Central.

-Ha ido todo muy rápido ¿verdad? Los amigos siempre estamos en contacto. Estoy con Raúl Cimas en Cero en Historia, en #0; y con Ernesto Sevilla me llevo todo el día preparando la gala de los Goya.

-¿Estaban deseándolo?

-A Ernesto y a mí nos hace mucha ilusión presentar los Goya. Nos presentamos voluntarios. Y queríamos en la promoción hacer una broma con Dani Rovira.

-¿No le tienen miedo a las críticas? No hay nadie que se salve en esa responsabilidad...

-Es una oportunidad muy bonita que queríamos vivir y la vamos a disfrutar. Sobre las críticas no es que no me dé igual, pero no se puede hacer caso a todo el mundo. Habrá gente que no le guste, eso lo tengo asumido.

-¿Sienten que afilan los cuchillos en las redes sociales?

-Yo no leo las críticas en las redes sociales.

-Avance algo...

-Será una gala muy trabajada, lo prometo. Seremos fieles a nuestro humor. Habrá caña para todos. Nos gustan mucho las galas y hacer humor sobre el cine, con guiños cinéfilos. El cine mismo es una gran fuente de humor.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios