La selección culmina también un ciclo estelar de audiencia

  • Tras la frustración de Brasil, el público volvió a congregarse en torno a 'La Roja'

El camino hacia los títulos que consiguió la selección entre 2008 y 2012 se convirtieron en el mayor filón de audiencia que ha tenido la televisión en España. Menuda serie. El techo se tocó en las anteriores semifinales de Portugal en la Eurocopa, con más de 18 millones de espectadores ante la pantalla. Ese tope no volverá a producirse hasta que de nuevo el combinado nacional llegue a acercarse a la gloria. Ni el Real Madrid ni el Barcelona, los siguientes líderes en el público, podrán acercarse a la repercusión de la selección en Austria, en Sudáfrica o en Ucrania, donde se vio alzar la copa a Casillas.

Este camino estelar de España se inició con sólo cinco millones y pico de espectadores en el frío debut en la Eurocopa 2008 (el equipo llegaba con la polémica de Raúl y Luis Aragonés). Esa es la cifra fundamental de seguidores televisivos de la selección, casi los mismos que vieron el partido intranscendente ante Australia en Brasil. A partir de ahí la audiencia fue creciendo y el ciclo culminado por Vicente del Bosque llegó a superar los 10 millones en el partido de Croacia (frente a los 13 millones que tenían la esperanza de la remontada ante Chile en 2014). La eliminación ante Italia, en horario de tarde, fue vista por casi 8,5 millones, un buen dato para Telecinco, éxito que no volverá a saborear ningún canal que siga a la selección hasta que vuelva a ilusionar al público en una fase previa. La rentabilidad de la selección llegó a raíz de ese título de 2008 que llegó algo imprevisto y que fue forjándose desde, precisamente, la eliminación de Italia, dejando atrás la maldición de los cuartos de final.

Para Mediaset ahora se presenta la dificultad de sacar provecho comercial de un acontecimiento por el que pagó más de 30 millones de euros y que sin la selección española se vuelve más insípido para un grueso de la audiencia y cuando aún restaban tres fases. Portugal, Alemania o las modestas Gales e Islandia pueden tener cierto atractivo en los futboleros, pero el negocio de la Eurocopa se ha venido abajo con la eliminación. Ya Telecinco sufrió algo parecido con el Mundial.

La recta final de la Champions y el festival de Eurovisión son los únicos eventos que en estos momentos pueden acercarse a los 8 millones de espectadores. Los próximos Juegos Olímpicos, en plenas vacaciones, apenas rozarán los 4 millones en los partidos decisivos de baloncesto o tenis que pudieran protagonizar deportistas españoles.

Aunque suene como a bolero tristón, como congrega la selección de fútbol en el público nadie lo puede igualar. Nadie es capaz de superar cifras de 60% de cuota en estos momentos. Incluso en los peores momentos La Roja ha llegado a reunir en torno al 50% de la audiencia, cifras imposibles para cualquier otro contenido.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios