Andrés Vázquez remata su carrera a los ochenta años

  • Hoy lidia un victorino en la plaza de Zamora para celebrar sus bodas de oro de matador · El de Villalpando se ha preparado durante seis meses para ese reto

Inconformista e inconoclasta, el matador de toros Andrés Vázquez romperá esta tarde en la plaza de toros de Zamora un molde más al enfrentarse a un novillo de la ganadería de Victorino Martín, a los ochenta años de una vida en la que ha dedicado más de sesenta a su principal vocación, pasión y razón de ser: el arte de la tauromaquia.

Torero de academia en la escuela de Saleri II, Andrés Vázquez alcanzó el doctorado dos meses antes de cumplir los treinta años, una edad tan inusual en la profesión como insólito es el hecho de vestirse de corto a los ochenta años, esta tarde en el curso de un festival en su homenaje.

El diestro de Villalpando partirá plaza, tocado con un sombrero de ala ancha que fue de su amigo y maestro Antonio Bienvenida (Caracas 1922, Madrid 1975), junto al rejoneador Sergio Vegas, los matadores de toros Juan Mora y Javier Conde, y los novilleros Alberto Durán y el venezolano César Valencia.

Treinta y cinco años han transcurrido desde que, en la tarde del 15 de mayo de 1977, Andrés Vázquez se encerró de luces en la plaza de toros de Las Ventas para costear el monumento dedicado a Antonio Bienvenida ubicado en la explanada exterior del coso madrileño.

No ha olvidado nunca el matador zamorano que con esa corrida benéfica en la primera plaza de toros del mundo se reenganchó a la profesión después de haberse cortado la coleta en esa misma arena venteña la tarde del 22 de septiembre de 1974, punto y final a una trayectoria honesta, cuajada de altibajos y que remontó en 1969 cuando se encontró con el toro "Baratero", de Victorino Martín, también en la capital de España.

Será una tarde plena de agradecimientos, también a la plaza de toros donde se presentó por vez primera en público, en el año 1952.

Más de seis meses de intensa preparación física y de tentaderos por fincas extremeñas, castellanas y andaluzas ha soportado este matador octogenario para apenas veinte minutos de lidia.

Andrés Vázquez remata hoy una biografía torera insólita e iconoclasta, pero durante su larga vida también fue comentarista televisivo, profesor de la Escuela de Tauromaquia "Marcial Lalanda" en Madrid, e incluso actor en dos filmes de temática taurina: "Yo he visto la muerte (1967), de José María Forqué, y "Tú solo", de Teo Escamilla (1984).

Una vida de película como la suya, que ahora vive en su Villalpando natal, en Zamora, será objeto de un próximo documental que elabora el realizador Juan Figueroa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios