Caro Gil da un toque de atención cortando tres orejas en el coso de Ubrique

  • Nueva edición de la Corrida de la Piel en la que el isleño David Galván suma dos orejas ante un buen encierro de Ana Romero

Antonio Caro Gil, que lleva un par de temporadas intentando volver a subir a ese tren que la vida le puso tan cuesta arriba, dio ayer un importante toque de atención en la plaza de toros de Ubrique, donde desorejó su lote, compartiendo triunfo con el isleño David Galván que cortó una oreja de cada uno de sus oponentes, en un encierro de Ana Romero que tuvo bondad pero falta de fuerzas, y un quinto toro que puso el punto picante.

Y no pasó desapercibido al buen aficionado -muy atento a Caro Gil, torero de culto con el que nunca se pierden las esperanzas- el hecho de que estuviera bien el de las Mesas con su primero, noble ejemplar y con su segundo, más peliagudo. Porque con el primero había que estar bien de aptitud y ante el segundo se requería además ese plus de actitud, que le permitió superar las incertidumbres que planteaba el astado y las que tuvo Caro. En ambos queriendo mucho con el capote, pulseó muy bien la derecha en su primero y sí que ligó por ambas manos ante el quinto. Está en el camino Caro, que el próximo domingo torea, el mismo cartel, en Montoro y por ahí debe seguir.

Con David Galván no hay que hurgar mucho para apreciarle la predisposición. Ante la invalidez de su primero puso mucho de su parte para no irse de vacío hasta conseguir trabajarse la oreja. Su segundo, toro que cerraba plaza, le permitió plasmar momentos de mucha calidad, componiendo la figura con prestancia y dándole importancia a una labor seria y centrada, para cortar la oreja que le aseguraba el triunfo.

José Luis Torres abría plaza en esta Corrida de la Piel que fue una importante inciativa del comercio local y que los tiempos críticos que vivimos han reducido a un cartel más modesto con menos afición en el tendido. Torres falló con la espada ante su primero del lote de Ana Romero y fue premiado con la oreja de su segundo, un toro que fue bajando el ímpetu, pero que gustó al público ubriqueño. El conjunto de la labor del cordobés lo dejó en justo tercer lugar en una tarde que se llevaron los gaditanos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios