Cartelera en precario

Es llamativa y ostensible la precariedad que ofrece la cartelera cinematográfica de Huelva, famélica y decrépita, para un aficionado al cine medianamente exigente, con un solo estreno en toda la semana pasada, festiva y provista de un puente por no decir kilométrico viaducto. La única novedad fue Arthur Christmas: Operación regalo, dentro de ese panorama de cine familiar y palomitero que tanto abunda en estas fechas, echando de menos títulos más apetecibles y de mayor entidad como pueden ser Criadas y señoras, de Tate Taylor; Restless, de Gus Van Sant; Un dios salvaje, de Roman Polanski; La conspiración, de Robert Redford, La fuente de las mujeres, de Radu Mihaileanu e incluso Jane Eyre, de Cary Fukunaga, para espectadores sentimentales y amantes de la literatura romántica llevada al cine, o Pánico en la granja de Stephane Aubier y Vincent Patar, para admiradores de la animación inteligente. Todas ellas han brillando hasta ahora por su ausencia.

Pero aquí andamos con presupuestos cinematográficos más banales y taquilleros entre El gato con botas y el Amanecer. Parte I, la de los vampiros siglo XXI, que compiten en los primeros puestos con una entrega más de lo que ya puede ser una saga amenazadora para la ética y estética de la cinematografía, Fuga de cerebros 2, que deja en pañales en lo que a vulgaridad, zafiedad, ordinariez, ramplonería y escatología se refiere a su impresentable precedente que vimos hace dos años. La única película realmente importante sigue siendo Un método peligroso, de David Cronenberg, como veremos mañana en esta misma sección.

Y a esta especie de duelo comercial entre títulos perfectamente prescindibles, acomodados a la comercialidad fácil de los puentes festivos y las ya inminentes celebraciones de la Navidad, el Año Nuevo y los Reyes, jornadas vacacionales para los más jóvenes y pequeños, estas películas conviven con aquellas otras de digital animación como Happy feet 2, con su intención ecológica y ejemplarizante, pero también con una considerable contenido musical en el que a veces se alcanza un cierto grado de prescindible cursilería; la ya citada Arthur Christmas: Operación regalo con el inevitable Santa Clauss y sus denodados empeños, como en otras películas que suelen presentar al recurrente personaje de esta época, de desacralizar el espíritu navideño, así como Vicky el vikingo 2, otra secuela tridimensionada para darle mayores atractivos con una notable aportación de efectos especiales tan atractivos siempre para la galería.

El panorama, entonces, no puede ser menos apetecible para quienes van al cine a algo más que pasar un buen rato. Veremos mañana viernes donde hay un buen número de estrenos en España. De las once primicias que se presentan, entre las que nada destaca de alguna manera, a ver si nos toca algo más que las ya previsibles Misión Imposible: Protocolo Fantasma, una nueva entrega de la saga protagonizada por Tom Cruise, y otro título familiar: Alvin y las ardillas 3, la consabida secuela que no puede faltar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios