El Cid, ovacionado en su confirmación en La México

  • El diestro sevillano tiene mala suerte con su lote en una tarde donde El Zapata corta dos orejas ante su afición y Mejía, de vacío

El Zapata se llevó la tarde en el festejo en el que confirmaba Manuel Jesús 'El Cid'. La espectacularidad del diestro mejicano pudo con la mala suerte del Cid en su lote. Dos orejas cortó El Zapata saliendo en hombros y dejó atrás al torero español que fue ovacionado y al veterano Manolo Mejía que tampoco pudo lucirse con sus toros. De buena condición el sobrero que regaló El Cid, no gustó la presencia y la mejor faena del torero no se recibió con agrado en los tendidos.

El Zapata cortó una oreja tras una labor sólida en la cual destacó un soberbio tercio de banderillas. La estocada fue defectuosa pero a pesar de ello, El Zapata fue premiado por haber llegado con fuerza a los tendidos frente a un animal sin clase ni fuerza. Aún mejor estuvo el diestro ante el quinto con el que desarrolló todo su repertorio tanto en banderillas como con la muleta, realizando una labor muy vistosa y llena de espectacularidad con un toro que perdió fuelle. Tras estoconazo certero cortó otra oreja.

El Cid saludó una ovación tras una labor de firmeza y disposición. El toro de su confirmación, descastado y sin fuerza, no le dio opciones de triunfo. Aún así El Cid causó una grata impresión con series entregadas por ambos pitones. El Cid abrevió con el sexto, manso, deslucido y que desarrolló peligro. Tras la estocada pidió el sobrero de regalo. Lo mejor de El Cid pudo verse en el sobrero que regaló, con naturales largos y templados con los que se vio al torero a gusto. Sin embargo, el público estaba en contra por la presencia del toro de Marrón y su faena no terminó de convencer a los tendidos. Pinchó la faena pero fue una grata impresión la del Cid en su confirmación a pesar de no obtener el triunfo.

Manolo Mejía intentó llevar la embestida del segundo de la tarde pero la labor no tuvo continuidad. Tras una estocada trasera escuchó leves palmas. Tampoco pudo lucirse con el cuarto de la tarde, un astado muy aplomado y agarrado al piso. Mató de una estocada efectiva.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios