'Cobradiezmos', en los anales de la Maestranza

  • El 'victorino', indultado por Manuel Escribano, cumbre Padilla, Puerta del Príncipe Excelsa faena de Morante

Pasarán los años y del recuerdo de la Feria de Abril aflorará la bravura del toro Cobradiezmos, de Víctorino Martín, número 37, cárdeno, de 562 kilos y nacido en diciembre de 2011, que fue una auténtica máquina de embestir, haciendo surcos tras la tela encarnada de un Manuel Escribano que, además de torear muy bien, fue espléndidamente generoso en su lucimiento.

Después de esa explosión de casta y valor de toro y torero, el ciclo primaveral ha contado con pasajes importantes, como una Puerta del Príncipe que abrió Juan José Padilla tras una actuación de máxima entrega y en la que el premio fue tan triunfalista, ni más ni menos, que en otras tardes en las que la feria más orejera de este siglo -27 orejas-.

De los matadores de toros: Padilla, tres; José Antonio Morante de la Puebla, Manuel Escribano, José María Manzanares, Paco Ureña y Alberto López Simón, dos; Alejandro Talavante, Enrique Ponce, Julián López El Juli, Andrés Roca Rey, Pepe Moral, Javier Jiménez, Rafael Rubio Rafaelillo y David Fandila El Fandi, una. Y en el rejoneo: Diego Ventura y Andrés Romero, dos; y Sergio Galán y Andy Cartagena, una.

Este continuo avance hacia el triunfalismo tiene como raíces el descenso de aficionados en los últimos años, con una mayoría de público ocasional y una autoridad que en varias ocasiones ha mantenido el listón de exigencias por debajo de una plaza de máximo nivel.

Junto al indulto, el otro momento explosivo corrió a cargo de Morante ante su último toro, con una excelsa faena en la que llegó a torear a cámara lenta por momentos a un nobilísimo toro de Núñez del Cuvillo, terciado y muy flojo, de suaves embestidas.

En un año en el que retornaban Morante, El Juli, Talavante y Perera tras un litigio con la empresa Pagés, Morante, que en el día de su regreso a la Maestranza le enviaron un toro al corral por tres avisos, salvó su feria ante el último cartucho; El Juli -único diestro herido-, desplegó su dominio y vergüenza torera; Talavante, el diestro que más en forma está, únicamente lo pudo demostrar el Domingo de Resurrección y Perera cumplió ante un mal lote.

De otros toreros de primer rango, todavía sin citar, Ponce deslumbró con una faena estética con un toro nobilísimo y flojísimo y Manzanares desperdició sendos buenos lotes de Juan Pedro Domecq y de Núñez del Cuvillo.

Frente a las figuras, los toreros jóvenes nuevos como López Simón, Roca Rey y José Garrido, con valor y ambición, dieron la talla. Simón, con entrega y Roca Rey y Garrido, con capacidad.

Otros toreros con actuaciones en positivo han sido Paco Ureña, Pepe Moral, Javier Jiménez, Rafaelillo, David Mora, Miguel Ángel Delgado y, por su capacidad tremenda de superación, Javier Castaño, quien retornaba tras superar un cáncer. El resto de espadas cumplieron con distintos matices hasta llegar al polo opuesto, con un Juan Serrano Finito de Córdoba y un Sebastián Castella de los que se esperaba más.

El aspecto ganadero flojeó en su conjunto, con toros sueltos de gran calidad, como el citado 'Cobradiezmos' y un Calabrés, de Daniel Ruiz, de máxima calidad; así como otros de esta divisa y de los hierros de El Pilar, Victoriano del Río, Torrestrella y Juan Pedro Domecq.

En rejoneo, Diego Ventura, sin abrir la Puerta del Príncipe, demostró su gran nivel, por encima del resto de sus compañeros en este ciclo.

La feria contó con muy buenas actuaciones de banderilleros, desde el premiado Curro Javier hasta Jaime Padilla, con quites salvadores de cornadas, pasando por Fernando Sánchez, Soler, Ambel, Rosa y otros muchos, tanto con los palos como en la brega. En picadores, en una feria en la que en varios casos el tercio de varas ha sido un trámite e incluso un simulacro, destacaron, entre otros, los premiados José Manuel Ruiz Chicharito y Pedro Morales Chocolate.

En cuanto a heridos, lamentar las cornadas a El Juli en el glúteo derecho y al banderillero Antonio Jiménez Lili, herido el Domingo de Resurrección en el muslo izquierdo y que reapareció posteriormente en la Feria de Abril.

Sin duda, una Feria de Abril 2016 que se recordará fundamentalmente por el indulto de Cobradiezmos a cargo de un gran Manuel Escribano y la excelsa faena de Morante de la Puebla.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios