El Fundi triunfa en su última tarde junto a Padilla y Doblado

  • El madrileño se retira de los ruedos tras 25 años de alternativa en la corrida Pinzoniana de Palos, en una tarde donde corta dos orejas y recibe el homenaje de sus compañeros

GANADERÍA: Toros de Juan Pedro Domecq, bien presentados pero desiguales de hechuras, llegaron sin poder a la muleta. TOREROS: El Fundi, oreja y oreja; Juan José Padilla, oreja y oreja. José Doblado, oreja y oreja. Incidencias: Plaza de toros de Palos de la Frontera. Lleno. El Fundi hizo el paseíllo en su última corrida como matador de toros

El Fundi aprovechó su veteranía y oficio para lograr el triunfo en la corrida pinzoniana que supuso su retirada de los ruedos. Un final feliz a una larga trayectoria de 25 años de alternativa. Una tarde repleta de brindis: de sus compañeros de terna a él y de él al público y a su cuadrilla. Se despidió toreando bajo la lluvia en un clamor del cielo que pareció reflejar el lamento de compañeros y aficionados.

El Fundi recibió al primero muy suave con el capote y lo cuidó en el caballo. Estuvo entonado en el quite por chicuelinas y brindó al público el penúltimo toro de su carrera. El animal llegó a la muleta protestando sobre todo más por el pitón izquierdo. El Fundi tiró de oficio y al final en las últimas tandas hubo más acople con alguna serie más lucida. Lo mejor de fue la estocada final. Paseó una oreja.

En el cuarto, que tuvo mucha movilidad, comenzó a llover. El saludo fue correcto pero el toro fue perdiendo fondo y llego parado a la muleta aunque antes le permitió al Fundi realizar un buen tercio de banderillas en el que destacó el último par. Brindó el último toro de su carrera a su cuadrilla en un momento cargado de emoción. El toro sin recorrido alguno solo permitió que realizara una faena prácticamente igual a la anterior. Volvieron a destacar las ganas, el esfuerzo y la ilusión de un veterano en plenitud de forma física que tampoco dudó en meterse en los terrenos de cercanías en un sincero arrimón. Para entrar a matar lo tuvo que hacer todo él y logró la oreja que le aseguró la puerta grande.

Padilla se mostró muy entregado y variado en el recibo de capa con mucha transmisión en el segundo. Luego realizó un quite por faroles y llevó a cabo un vibrante tercio de banderillas donde hubo de todo: par al violín, de poder a poder. Hasta ahí el toro tenia buenas sensaciones pero tras al brindis al público llegó a la muleta algo reservón, siempre esperaba el encuentro con el matador. El jerezano tiró de recursos en una labor en la que estuvo por encima de su oponente, destacando la entrega. Manoletinas ajustadas al final. Pinchazo, estocada y oreja.

En el quinto de la tarde compartieron banderillas El Fundi y Padilla y protagonizaron un bello y vibrante espectáculo en este tercio. El toro lo acusó y llegó al último tercio falto de poder. Padilla que brindó a su compañero y cómplice en tantas tardes duras, no se dejó nada dentro. Se vació tirando de recursos y desplantes, conectando con el público en todo momento. Inició de rodillas muy decidido y pegado a tablas. Expuso para sacarle todo lo que tenía el toro que se defendía. El jerezano le llegó a dar un cabezazo en la punta del pitón. El pinchazo anterior a la estocada le privó de pasear las dos orejas.

Lo más lúcido de José Doblado en el tercero fue el saludo, muy templado. El toro fue pronto y con transmisión aunque quizás algo falto de clase. Era un toro para poderle e imponerse y tras brindar al Fundi la faena tuvo altibajos, algunos compases más acoplados y otros en los que se le vio desbordado por la prontitud y transmisión del animal. Se le notó la falta de rodaje . El sexto fue un toro con cuajo y con romana. En más de una ocasión no se entendieron toro y torero. Doblado intentó hacer el toreo clásico cruzándose al pitón contrario pero logró estar más compenetrado al final de faena.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios