Garrido y Ginés Marín cortan una oreja cada uno en Granada

Los matadores de toros José Garrido y Ginés Marín cortaron una oreja cada uno en la segunda de la Feria del Corpus de Granada. Se lidiaron toros de El Torero, de juego desigual. Alberto López Simón, ovación y silencio; José Garrido, palmas tras aviso y oreja; y Ginés Marín, oreja y palmas de despedida.

Alberto López Simón se las vio en primer lugar con un sobrero de embestidas descompuestas. El viento le puso al descubierto y fue prendido. Volvió a la cara pese a un fuerte golpe y mató de más de media estocada tendida. Fue ovacionado y pasó a la enfermería.

Con el otro astado, sin apenas recorrido, López Simón se esforzó y escuchó una ovación desde el callejón.

Garrido brindó su primera faena a Rafael de Paula. Con el toro peligroso, se entregó sin reservas. Mató de estocada caída y dos descabellos y escuchó unas palmas.

En el quinto, con calidad, pero a menos, Garrido, con firmeza, se lució en varias series con la diestra, en las que templó y dominó al animal para cerrar con un arrimón. Cobró una oreja tras una gran estocada.

Ginés Marín también dio una gran imagen. Toreó muy bien con el capote al tercero, con nobleza. Con la muleta, además de en el toreo básico, deslumbró con cambios de mano y pases por la espalda. Brilló fundamentalmente al natural. Mató de pinchazo y estocada y cortó una oreja.

El sexto, manso desde su salida, se fue directo a tablas. Marín intentó el lucimiento sin tener material propicio. En esta ocasión mató de pinchazo y estocada y fue silenciado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios