Hermoso, Ventura y Manzanares, por la puerta grande de Jerez

  • Termina la feria taurina del Caballo con la tradicional y triunfal corrida del arte ecuestre

Festejo triunfal de rejones para cerrar la feria taurina del caballo de Jerez, un ciclo que se quiere renovar desde las tres teclas de la corrida del arte, la corrida concurso de ganaderías y la corrida del arte ecuestre.

Sin embargo ayer no parecía Jerez, la entrada del festejo dominical -un día tan tocado en lo taurino en los últimos tiempos en esta feria- lo dice todo. La empresa está tirando de profesionales para aliñar como se debe esta feria en renovación, y este primer año de cambio de ciclo es positivo pero hay que tener conciencia de que el trabajo, como mínimo, no es cortoplacista.

No parecía Jerez por la corta entrada de un festejo santo y seña de esta feria. Además este año no había ningún jinete jerezano, cuya larga nómina ha nutrido lo que ha sido tarde de fuste. Fermín Bohórquez Domecq mantiene arriba la bandera de los jinetes de Jerez pero este año no ha estado y el duelo en la cumbre de Hermoso y Ventura, que ni se miran, primer encuentro del año, ha tenido como tercer caballero a Manuel Manzanares, tercero de buena fe, pero que todavía no está en esas ligas. Llegará sin duda.

Téngase en cuenta que ayer salió a por todas en el sexto, para no quedarse atrás, pero su principal handicap es torear junto a esos dos figurones del toreo ecuestre con talento, experiencia, cuadra y tablas, que en esto de la lidia a caballo en las ferias es baza de no poco relieve.

La tarde explosionó en el tercer toro porque en la primera mitad la terna no estuvo nada acertada con los rejones de muerte. Bohórquez echó un encierro muy propicio, noble y de buen juego en general, aunque más quedados.

La monta de Hermoso encelando a su primero, cambiando de costado para encelar al toro y las piruetas, fueron auténtica brega para un toro que se cerró en tablas. El navarro está sobrado para ponerlo en suerte y si no llega a fallar a espadas consigue trofeos. El segundo del de Estella gustó mucho al público, que lo ovacionó en el arrastre. Porque prestó la emoción de un toro que tiene que torear. Hermoso estuvo muy bien, de lo mejor de la tarde, tanto con "Viriato" colocando en suerte y encelando al toro como con "Pirata" con las cortas, ceñidas, y un tercer embroque a dos manos. Dos orejas con fuerza.

Ventura en su primero tuvo la dificultad de ser otro de los descastados del envío. El murubeño tuvo genio en las acometidas hasta los cites con "Mandela", que fue cuando el toro se agotó, tal vez por un rejón de castigo muy bajo. Apostó Ventura con las cortas sobre "Remate" pero falló en la suerte suprema, a toro muy aplomado. Con el quinto se desquitó: toreando a la cola, y con los cites de frente de "Oro" a una mano para banderillas. No quería irse de vacío y tiró de la caballería de elite: "Milagro" para los quiebros y "Morante" y sus mordiscos para cerrar el tercio. Cambio de montura y cortas y rosas para el triunfo.

Manzanares se sustentó en "Mazzantini" y "Secreto" en su lote. Puso casta y calor el jinete en el buen sexto y le arrancó por fin las orejas de puerta grande que no cobró con el tercero, más tibios toro y torero.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios