feria de san isidro · novena corrida de abono en las ventas

Magia de Talavante y dura cornada a Javier Jiménez

  • El pacense, puro arte, corta una merecidísima oreja.

  • El sevillano, herido grave en el muslo derecho.

  • Castella pierde una gran oportunidad con un gran sobrero de Buenavista.

El sevillano Javier Jiménez, corneado en el muslo derecho por el sexto toro. El sevillano Javier Jiménez, corneado en el muslo derecho por el sexto toro.

El sevillano Javier Jiménez, corneado en el muslo derecho por el sexto toro. / efe

La Corrida de la Prensa, con lleno de No hay billetes, iba camino del sumidero cuando la levantó en el quinto acto un inspirado Talavante, marcando la cara amarga una horrible cornada a Javier Jiménez por el sexto. Una corrida en la que Castella no llegó a aprovechar la oportunidad de éxito que le ofreció un gran sobrero de Buenavista.

¡Venga sobreros! El espectáculo eran protestas, cabestros y poco más hasta que Talavante, ya prácticamente en la anochecida, levantó el pésimo festejo de manera increíble, especialmente con un toreo al natural de calidad suprema. Sucedió con un toro de Conde de Mayalde, feo, cuesta arriba, corniabierto, que comenzó acometiendo con embestidas cansinas y al que Talavante, con su magia especial, lo fue empapando en la muleta. Si con la zurda ya firmó de inicio algunos naturales preciosos, con la derecha, tras unos muletazos templados, hizo un cambio de mano que puso a la plaza en pie. A partir de ahí, hubo momentos excelsos, como un gran natural de escándalo. Con la diestra toreó con naturalidad, muy despacio, con muletazos de mano baja. Luego, con el público en el bolsillo, el mago extremeño sacó de su magín un natural de frente ligado al pase de pecho que hizo crujir la plaza. Con gritos de "¡Torero, torero!" se llegó a la suerte suprema, en la que el personal contenía la respiración. Una estocada entera y Talavante ganó una oreja, un más que merecido trofeo.

Anteriormente, habían sido devueltos un quinto titular y un quinto bis, sobrero de Torrealta.A Talavante no le había gustado su primer oponente, segundo de la tarde, bien presentado, sin clase, que punteaba. Tras varios enganchones, cortó y falló con los aceros.

El otro protagonista, por una causa desgraciada, fue Javier Jiménez. Saltó un astado de la ganadería titular, que naufragó ayer en Las Ventas, un ejemplar bajo, pero nada claro en sus embestidas que hirió a Javier Jiménez cuando citaba con la diestra. El toro, certero, le dio una cornada brutal en el muslo derecho. El espartinero quiso continuar, pese a que la taleguilla estaba empapada en sangre. Al fin, cayó en manos de las asistencias que lo trasladaron a la enfermería, donde fue operado. Con su anterior oponente, que perdió las manos reiteradamente desde el primer tercio, la bronca al palco no se hizo esperar. Jiménez, además, tuvo en contra el viento. Con esas premisas el trasteo, voluntarioso, estuvo condenado desde el principio por el público. Supo cortar a tiempo con un espadazo.

Sebastián Castella perdió una oportunidad de oro con el buen sobrero de Buenavista. El inválido primero, devuelto, dio paso a este astado de Buenavista, muy noble y que acudía con prontitud. Castella, que comenzó la faena por estatuarios, se lució en un primer tramo del trasteo por ambos pitones, primando la quietud, toreando despacio. Luego, con el toro a menos, cerró por bernadinas. Un aviso antes de entrar a matar. Tras una estocada tendida, el toro tardaba en caer y llegó el segundo aviso. Remató con un descabello y escuchó una ovación.

Castella se las vio en segundo lugar con un oponente sin clase alguna. En su labor, que comenzó por doblones, logró algunos naturales despaciosos de calidad suprema. No pudo redondear. Y mató de estocada.

En una tarde en la que se vivió casi de todo, el triunfo lo saboreó Talavante, que desplegó su magia, y el trago amargo fue para Javier Jiménez, quien salió con el mal sabor de boca de la anestesia en una ambulancia, camino de la clínica San Francisco de Asís y con el muslo derecho destrozado. Cara y cruz de la Fiesta.

Ficha del festejo:

Ganadería: Se estoquearon cuatro toros de El Pilar, uno de Buenavista, como primero bis, y otro de Conde de Mayalde, como quinto tris. Se devolvieron dos toros de El Pilar y otro de Torrealta. Los mejores, los sobreros de Buenavista Conde de Mayalde.

Toreros: Sebastián Castella, de lila y oro. Estocada (ovación tras petición minoritaria con dos avisos). Estocada (palmas tras aviso). Alejandro Talavante, de azul marino y oro. Dos pinchazos y cuatro descabellos (silencio). Entera (oreja). Javier Jiménez, de burdeos y oro. Estocada (silencio). Cayó herido y mató al sexto Castella.

Incidencias: Las Ventas. Viernes 19 de mayo. Corrida de la Prensa. No hay billetes. Asiste el rey emérito don Juan Carlos, que recibe brindis de los tres espadas. Javier Jiménez fue intervenido de "cornada en tercio superior, cara interna del muslo derecho de dos trayectorias: una hacia arriba de 20 cm que produce destrozos en aductores y alcanza el pubis, y otra hacia abajo de 15 que produce destrozos en vasto interno y aductor. Pronóstico grave".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios