Manuel Díaz 'El Cordobés' y Daniel Luque abren la puerta grande

  • Los triunfadores cortan tres orejas cada uno · Paquirri consigue un apéndice

GANADERÍA: Toros de Torrestrella, bien presentados, nobles, con fuerza y buen embestida. Excelente el lidiado en quinto lugar, premiado con la vuelta al ruedo. TOREROS: Manuel Díaz 'El Cordobés', dos orejas y oreja. Francisco Rivera Ordóñez 'Paquirri', silencio y oreja. Daniel Luque, oreja y dos orejas. Incidencias: Plaza de toros de El Plantío de Burgos. Casi lleno.

Manuel Díaz El Cordobés y Daniel Luque salieron por la puerta grande en el séptimo y último festejo de la Feria de San Pedro y San Pablo en Burgos, que se caracterizó por el buen juego de los astados de Torrestrella.

El Cordobés abrió el último festejo de la feria burgalesa con una serie de buenos capotazos a un astado que daba síntomas de debilidad. Inició la faena de muleta pegado a las tablas, llevó al morlaco a los medios y empezó su repertorio con desplantes y salto de la rana, consiguiendo el delirio del público. Mató de una estocada y recibió dos orejas, tras fuerte petición. Previo al cuarto de la tarde, y como viene siendo habitual en Burgos, la peña de Los Gamones obsequió al diestro madrileño con una tarta por el día de su cumpleaños. Comenzó la faena en los medios para continuar con uno de sus recitales de cara a sus incondicionales. Concluyó con una buena estocada que le supuso una oreja, la tercera de su lote.

Turno para Francisco Rivera Paquirri que, tras poner él mismo las banderillas, realizó una faena de mérito, pero que al no tener suerte con los aceros se quedó en silencio. Despachó al animal de un pinchazo y dos estocadas. Completó faena con Orgulloso, que resultó ser un firme aspirante al título como mejor toro de la feria, siendo premiado con vuelta al ruedo. Despachó al morlaco con dos pinchazos y una estocada, lo que le valió una oreja.

Daniel Luque recibió al primero de su lote pegado a tablas con una buena tanda de verónicas de rodillas y quites por tafalleras. Con la muleta empezó con estatuarios, continuando con un recital por ambos pitones. Mató de una estocada recibiendo y recibió una oreja. El público abroncó a la presidencia por no conceder otro trofeo. Con el que cerró la tarde y la feria, el diestro sevillano de Gerena se mostró tanto en el tercio de banderillas como en el de muleta muy torero y dispuesto al triunfo, lástima que el toro no diera el juego de su antecesor. Fulminó a su enemigo de una gran estocada que le supuso cortar dos orejas y ganarse la puerta grande con todo merecimiento.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios