Manzanares, Mora, Roca y Simón, Puertas Grandes de distinto valor

  • El alicantino, el toledano, el limeño y el madrileño salieron a hombros Victoriano del Río, única corrida completa, bastantes toros de nota alta y y exceso de kilos en varios encierros

El recorrido por la Feria de San Isidro 2016, con un mes de espectáculos en la Monumental de Las Ventas, ha deparado de todo, desde festejos apoteósicos a tardes aciagas, envueltas en aburrimiento. En principio, hay que destacar que el abono interesó al público, ya que por el ciclo pasaron más de 600.000 espectadores y se colgaron 8 carteles de No hay billetes, con el balance de hasta ocho Puertas Grandes -cuatro por parte de los matadores de toros y otras cuatro por rejoneadores-. En cuanto a asistencia, ocho festejos estuvieron entre el 90 y el 99 por ciento del aforo completo y seis entre el 80 y el 89. La Corrida de la Prensa, dos corridas de toros más y dos novilladas tuvieron un aforo de entre el 70 y el 79 por ciento.

En el ciclo se anunciaron 62 matadores de toros, de los cuales actuaron 60, ya que Eugenio de Mora y El Payo estaban acartelados únicamente en la corrida del día 10 de mayo, que se suspendió debido a la lluvia. De estos 60, los que más tardes hicieron el paseíllo fueron Sebastián Castella, cuatro tardes y Alejandro Talavante, Andrés Roca Rey, Alberto López Simón y Manuel Escribano, en tres. Confirmaron alternativa José Garrido, Juan Leal, Posada de Maravillas, Roca Rey, Román y Lea Vicens.

El torero que más orejas ha cortado, en concreto seis, ha sido el rejoneador Leonardo Hernández. Los matadores de toros Talavante, Roca Rey, David Mora, Paco Ureña, López Simón y José Manzanares y los rejoneadores Sergio Galán y Andy Cartagena lograron dos. Alberto Aguilar, Juan Bautista, Juan del Álamo, Morenito de Aranda, Juan de Castilla, Luis David Adame, Diego Ventura y Vicens cortaron una en sus respectivas actuaciones.

San Isidro 2016 ha tenido como grandes protagonistas a los matadores de toros José María Manzanares, David Mora, Roca Rey y López Simón, quienes salieron a hombros en Las Ventas; si bien fueron Puertas Grandes de distinto valor. Los cuatro consiguieron el ansiado éxito tras desorejar a uno de los toros lidiados por ellos en el ciclo. Así, Manzanares cuajó una magnífica faena a Dalia, un toro de gran calidad de Victoriano del Río; Mora conquistó el premio por una sinfonía de naturalidad ante el extraordinario Malagueño, de Alcurrucén, al que se le dio la vuelta al ruedo; Roca Rey caló por un valor descarnado ante un toro de Conde de Mayalde y López Simón salió a hombros en la Corrida de la Beneficencia junto a Manzanares, tras ser premiado de manera generosa con dos orejas en su primer toro.

Entre aquellos que brillaron, independientemente del resultado, destacan Talavante, Ureña, Enrique Ponce, Morenito de Aranda, Padilla, Rafaelillo, Aguilar, Juan del Álamo, Rubén Pinar, Sánchez Vara o Juan Bautista, con faenas de muy distinto signo.

Un nutrido grupo de toreros pasaron sin pena ni gloria, incluidos El Juli, Castella, El Cid, Iván Fandiño y Miguel Abellán.

De los novilleros descolló Luis David Adame, quien completó una gran actuación en la que fue herido de gravedad.

En el rejoneo, donde las exigencias del público están muy por debajo que para los matadores de toros, Leonardo Hernández salió en dos ocasiones a hombros, entre tanto Sergio Galán y Andy Cartagena lo consiguieron en una en un ciclo en el que la mejor faena recayó en Diego Ventura.

En el aspecto ganadero se ha retrocedido en presentación y por momentos parecía Las Ventas de los años setenta y ochenta, con mastodontes con cuernos que en nada se parecen a los toros. Es incomprensible que una corrida de Parladé -encaste Juan Pedro Domecq-Gamero Cívico- promediase 609,2 kilogramos. El principal responsable de ello es la autoridad.

Como corrida completa por su juego descolló únicamente la de Victoriano del Río; aunque saltaron al ruedo numerosos ejemplares sueltos de categoría de distintos hierros, entre los que sobresalieron Malagueño, de Alcurrucén, premiado con la vuelta al ruedo; Dalia, de Victoriano del Río y Camarín, de Baltasar Ibán.

Hay que lamentar cuatro cogidas, dos graves (a Gonzalo Caballero y Luis David Adame), una menos grave a Filiberto, a consecuencia de cortarse con un estoque, y una leve que sufrió Ureña.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios