"Pasé mucho miedo cuando vi tanta sangre y a la velocidad que salía"

  • Rafael Serna comienza a ingerir alimentos sólidos, aunque aún no sabe cuándo tendrá el alta

El novillero sevillano Rafael Serna, corneado de extrema gravedad el pasado domingo en Madrid y que se encuentra ingresado aún en el Hospital San Francisco de Asís de esta ciudad, sigue mejorando poco a poco, ha comenzado a ingerir alimentos sólidos y ha mostrado su agradecimiento al mundo del toro.

"Pronto estaré en casa. Estoy inmensamente agradecido a los doctores García Padrós y Luis Repáraz por salvarme la vida y por el extraordinario trato humano que me han dado", confiesa el novillero, quien también agradece las muestras de cariño recibidas: "Mi mayor agradecimiento hacia tantas muestras de cariño que he recibido constantemente. Mis profundas disculpas por no poder contestar a todos los mensajes. Nunca me he sentido solo y quiero dar el mayor de los abrazos a todos.

Serna personalizó algunos de esos agradecimientos en sus apoderados de Casa Toreros, a José María Almodóvar y Francisco Rivera Ordóñez, a toda mi gente de la cuadrilla, amigos y por supuesto a mi familia. Todo el mundo del toro se ha volcado, Sevilla ha estado conmigo desde el primer momento, incluido el alcalde. Tampoco olvidaré las tranquilizadoras palabras del maestro Juan José Padilla, que me demostró una enorme cercanía y humildad".

Rafael Serna habla sobre su evolución: "Cada día me encuentro un poco mejor. Soy consciente que el proceso será lento y duro pero hay que ir avanzando desde el primer día. Hoy me he levantado al baño por mis propios medios y también he empezado a ingerir alimentos sólidos. Tanto los doctores como yo estamos muy animados por la evolución de las heridas, que está siendo favorable. Una vez en casa, que aún no sabemos cuándo me trasladarán a Sevilla, comenzaré a marcarme pequeñas metas para la recuperación. Quiero tener paciencia para recuperarme bien".

En cuanto al percance afirma: "Me asusté muchísimo, pasé mucho miedo cuando vi tanta sangre y a la velocidad que salía. Sentí un tremendo dolor y una sensación muy desagradable llegando a la enfermería. Gracias a Dios, una vez allí, todo fue bien y conforme avanzan los días me encuentro mejor. Ha sido mi bautizo de sangre en una plaza y me siento orgulloso de que fuera en Madrid y en esas circunstancias porque estaba echando una tarde muy buena".

Respecto a su vuelta, Serna comentó: "Intento estar recuperado lo antes posible pero quiero volver al mismo nivel en el que me fui o incluso mejor. Mi primer pensamiento era volver cuanto antes pero ha sido una cornada bastante fuerte y que puede tener secuelas, por lo que quiero hacer las cosas bien y con calma".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios