El Pijorro abre la puerta grande de la Plaza Real

  • El novillero de Sanlúcar le corta las dos orejas al utrero de Rocío de la Cámara en la tarde de su debut con los del castoreño

El Pijorro sorprendió en El Puerto y abrió la puerta grande con muy buenas trazas, serenidad, sitio y casi sin parecer un principiante.

Fue el sanluqueño por tanto justo triunfador de una novillada celebrada en la intimidad, con los tendidos desiertos, los meteoros en contra y un cartel puesto muy en duda por los aficionados. ¿Quién es el Pijorro?, uno del pueblo del al lado que debuta; Puerta es del otro pueblo de al lado y triunfador de las novilladas de año pasado en esta misma plaza y Cayetano Ortiz, antiguo alumno de Ruiz Miguel, ya toreó dos veces sin caballos en esta plaza, cuando El Puerto buscaba un torero, y fue finalista.

Pero ya se sabe que el festejo de feria de El Puerto rueda cuesta abajo y sin frenos: a la afición le resulta oprobioso que la propiedad haya consentido en el pliego que se rebaje a una novillada, las últimas dos empresas que ha tenido El Puerto dicen que las figuras no quieren venir. Y los precios: este año han fluctuado como si fueran la prima de riesgo: los del cartel, los descontados que anunció la empresa pocos días antes del festejo y los que bonificaba el novillero de Jerez. Al final la piedra palomera de los tendidos, torda ya con los años, lucía en todo su esplendor y sonaba una típica frase del sector derrotista portuense: "ni aunque me regalen la entrada".

Pero hace falta un patito feo para que nazca un cisne. Del Pijorro se cuestionaba su cacofónico apodo -sagrado por ser el de su abuelo- cuando es más feo apodarse Lagartijo. Y ese tal Pijorro fue un triunfador, en torero, con pulso cero, haciendo las cosas muy bien, vendiéndolas al tendido y cerrando una sobresaliente actuación. Todavía habrá quien le quite puntos por la espada pero que no se olvide que mató sus dos primeros utreros.

Y que sean más porque si sigue así tiene mercado. Cierto es que su primero fue el mejor de la suelta, pero no lo es menos que estuvo muy bien con él. Lo bordó con el capote y lo pasó de muleta, con mucho brillo, por los dos pitones. Su segundo fue un utrero con más problemas, la embestida desencajada, pero el torero estuvo firme y hasta recursivo. Mantuvo el interés, el tono y revalidó con serenidad lo bueno que se le vió en el primero. Siempre bien enfrentado, dejando muy buena impresión y confirmando el buen son capotero. Vayan a verlo, ya no debe serles tan desconocido.

Ángel Puerta bregó con la fea. Se fue con valor a abrir la tarde en chiqueros a puerta gayola y escapó por poco. Fue un novillo mansón, suelto y sin fijeza, pero Puerta insistió en la pelea exponiendo hasta pasarlo por los dos pitones,. Su segundo fue un novillo que pensamos que se quedó sin picar, bronco y con genio, apretando hacia los adentros, con el que no pudo armar faena.

El francés Cayetano Ortiz se fue de vacío. Su primero fue un novillo noble pero paradito, sosete, queriendo Ortiz alegrar la pelea cambiando de pitón en las porfías y cites. Su segundo quedó listo tras dos puyazos, parado pues y falto de empuje, Ortiz tampoco pudo resolver.

Lo que son las cosas, al final se hablaba de un tal Pijorro.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios