Ponce y Morante, a oreja por coleta en su mano a mano

  • Ambos diestros cumplieron en el quinto festejo de la Feria de Julio de Valencia

GANADERÍA: Se lidiaron seis toros con el hierro de Victoriano del Río, desiguales de presentación y juego. TOREROS: Enrique Ponce, ovación tras aviso, gran ovación tras aviso y oreja. José Antonio 'Morante de la Puebla', bronca, pitos y oreja tras aviso. Incidencias: Plaza de toros de Valencia. Tres cuartos de entrada en una tarde bochornosa en lo climatológico.

Los diestros Enrique Ponce y José Antonio Morante de la Puebla cortaron una oreja cada uno en el mano a mano que mantuvieron en Valencia, quinto festejo de su Feria de San Jaime.

Enrique Ponce llevó a cabo una primera faena basada en la técnica y la elegancia y en la que dejó destellos de altura en el toreo a derechas.

En el tercero llegó lo mejor de lo que va de feria. Un trasteo redondo desde el mismo prólogo de mucha clase y torería. El grueso de su labor, siempre a más, contó con muletazos de calidad sobre ambas manos. Ponce puso broche a la faena con tres poncinas y un abaniqueo final, perdiendo trofeos por su mala espada.

Lo mejor de la faena al quinto fue el pique que mantuvo con Morante con el capote. Tras un primer quite por chicuelinas de Ponce, replicó Morante por otro también por chicuelinas, para que finalmente el valenciano recetara cuatro verónicas y media. El clima fue de clamor. La faena de muleta, impecable en la técnica y pulcra en la ejecución, valió finalmente un apéndice.

Morante se desentendió en su primero, toro muy protestado por su falta de entidad.

El diestro de La Puebla del Río tampoco alcanzó mayores cotas en el cuarto, en un trasteo de notables altibajos, en el que prevaleció la desconfianza, y que acabó provocando el enfado del público.

En el sexto, anduvo Morante más dispuesto en una faena que contó con el beneplácito de un tendido, esta vez más benevolente con él, lo que propició que le dieran la oreja.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios