Premio de leyenda a un toreo inolvidable

  • Morante de la Puebla recoge el trofeo Manolote por su actuación en la pasada Feria de Nuestra Señora de la Salud El diestro volverá a la plaza de Los Califas el 31 de mayo

Para los amantes del mundo taurino será muy difícil borrar de su mente lo que vivieron el 1 de junio de 2013 en la plaza de Los Califas. Morante de la Puebla derrochó sobre el albero ese arte taurino con el que sólo nacen algunos privilegiados y con el que consiguió hace casi un año enloquecer a las masas. Cuatro orejas y dos rabos fue el trofeo que el diestro sevillano recogió como premio aquella tarde. A día de hoy aún continúa recogiendo galardones por aquella gesta. El último de ellos ha sido el Trofeo Manolete, que el diestro recogió ayer en el recientemente inaugurado Museo Taurino de Córdoba.

Morante de la Puebla llegó a la cita como lo que es: una de las grandes figuras actuales del toreo. Con su particular estética y con su puro guardado en un bolsillo de la chaqueta, el diestro llegó -con más de una hora y media de retraso-, saludó y agradeció ser uno de los afortunados que recibe el trofeo que lleva el nombre de uno de los cinco califas del toreo cordobés. "El trofeo Manolete está muy considerado entre los profesionales. El que no se entregue todos los años le da un carácter de mucha más importancia porque debe ganarse a una labor muy completa y muy destacada. Todas esas exigencias unidas al nombre del maestro Manolete lo hacen un trofeo de mucha categoría y de respeto hacia su nombre", dijo el sevillano.

Horas antes de salir a la plaza de Los Califas con motivo de la feria taurina de 2013, Morante acudió hasta el cementerio de la Salud "movido por la necesidad y la inquietud espiritual de visitar la tumba de Manolete". Ya en la plaza al diestro le acompañó "la suerte" al encontrarse con dos toros "con posibilidades" que consiguieron que se sintiera a gusto, logrando así una tarde que él mismo calificó de "memorable". Hasta aquel día en Córdoba Morante no había logrado cortar ni una sola oreja.

Este año el torero sevillano volverá de nuevo a torear en la plaza cordobesa el próximo 31 de mayo, en un cartel en el que está acompañado por Enrique Ponce y Alejandro Talavante. "Espero que llegue ese día con mucha ilusión, me gustaría volver a recordar muchas de las sensaciones vividas aquel día y me dejaré llevar por el momento".

Morante recibió ayer el trofeo de manos del concejal de Cultura, Juan Miguel Moreno Calderón, y la concejal de Fiestas y Tradiciones Populares, Amelia Caracuel. Entre los asistentes se encontraban amantes y representantes del mundo taurino como, por ejemplo, Rafael González Chiquilín. Moreno Calderón destacó que la elección del ganador del trofeo se produjo de una forma "contundente y clara", algo poco habitual teniendo en cuenta que de las 64 ediciones con las que cuenta el trofeo en 31 de ellas se ha declarado desierto.

El matador sevillano es a partir de ahora uno de los afortunados que podrá contemplar en su casa el trofeo consistente en la reproducción del busto de Manolete propiedad del Museo Taurino que realizó la alemana Alice Wiedenbrueg.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios