Rafael Cerro, que triunfa en Las Ventas, finalista

Rafael Cerro, que ya mostró sus cartas en un apretadísimo quite por saltilleras al segundo, se fue a chiqueros a esperar al tercero, novillo enrazado y exigente, con mucho que torear. El extremeño le ligó dos series con la derecha al principio de faena muy importantes, con el animal repitiendo y humillando y el torero sometiendo la embestida por abajo, pero en la tercera el animal empezó a desarrollar complicaciones, soltando la cara y metiéndose por dentro. Cerro dio la cara, nunca se vino abajo y sostuvo la faena a base de coraje y un gran esfuerzo, aún a costa de salir volteado hasta en dos ocasiones. La espada le quitó reconocimiento a una labor de gran mérito.

Abanto y corretón de salida, el jabonero que abrió plaza tuvo nobleza, sobre todo en el inicio de faena. Cañero puso voluntad pero no acabó de coger el ritmo a la embestida del animal y a la faena le faltó limpieza y continuidad. Lo mejor, una buena estocada. El cuarto, brusco, áspero y de corto viaje, no le dio opción.

El segundo, que derribó en varas, también tuvo virtudes como la prontitud y la fijeza. Embistió abriéndose, amagando con irse pero sin terminar de hacerlo nunca, y Puerta llevó a cabo una faena larga de series cortas que no acabaron de llegar al tendido. También estuvo mucho tiempo delante del quinto, ejemplar que brindó a Pepín Liria y cuya deslucida condición no le permitió realizar una labor brillante.

Cerro ya ha ganado un puesto para la final del certamen de novilladas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios