Rivera Ordóñez deja el toreo

  • Sin cortarse la coleta, el torero firma su última faena en Zaragoza sólo unos días después del anuncio de la retirada temporal de su hermano Cayetano.

Comentarios 20

Francisco Rivera Ordóñez (Madrid, 1974) es el primer hijo del matrimonio formado por el diestro del mismo nombre, Francisco Rivera Paquirri y Carmen Ordóñez, hija del maestro Antonio Ordóñez. Su hermano Cayetano se despidió hace unos días de la profesión de manera temporal. Por sus venas fluye el toreo. Por ejemplo, su bisabuelo Cayetano Ordóñez Niño de la Palma, de quien se escribió “Es de Ronda y se llama Cayetano”; su abuelo materno es el maestro Antonio Ordóñez, santo y seña del toreo;  su padre, Francisco Rivera Paquirri, muerto trágicamente en la plaza de toros de Pozoblanco; y su tío-abuelo es nada menos que Luis Miguel Dominguín, quien levantara en su día el dedo índice en la plaza de Las Ventas de Madrid, erigiéndose el número uno. Entre otros lazos familiares con toreros, José Rivera Riverita y Curro Vázquez –quien apoderaba esta temporada a su hermano Cayetano– son tíos suyos.

Francisco, que perdió a su padre una tarde de septiembre de 1984, cuando tan sólo era un niño, comenzó su carrera apoyado por el maestro Ordóñez. Su presentación como novillero se produjo el 7 de agosto de 1991, en Ronda, en la plaza que regentaba el abuelo, quien le representó en esos comienzos.

Debutó con caballos en Ronda el 31 de mayo de 1992. Su debut tuvo lugar en Las Ventas, el 25 de abril de 1994, alternando con Rodolfo Núñez y Víctor Puerto, con novillos de Torrestrella. En España sumó 98 novilladas, en las que cortó 119 orejas.

Tomó la alternativa a los 21 años, el 23 de abril de 1995, de la mano de Juan Antonio Ruiz Espartaco en la Real Maestranza de Sevilla, con Jesulín de Ubrique de testigo. Despertó expectación en los aficionados taurinos, gracias a su raza y sus maneras. En esa misma semana, ante la afición sevillana, cortó las dos orejas a un toro de Sánchez de Ybargüen.

Confirmó alternativa en Madrid el 23 de mayo de 1996, compartiendo cartel con Joselito y Enrique Ponce, ante toros de Samuel Flores. Rivera Ordóñez se hace respetar ese día toreando al natural y ratifica su categoría días después ante toros de Los Bayones. En esa temporada sumó un centenar de festejos. Al año siguiente, roza la Puerta del Príncipe y en 1998, consigue un gran triunfo ante toros de Marqués de Domecq. En Sevilla, donde siempre tuvo muy buena acogida, fue premiado con dos orejas en la Feria de Abril de 2005.

El 17 de agosto de 2008 alcanzó su corrida número 1000, encerrándose con seis toros en la plaza de Estepona, cortando cuatro orejas y un rabo, su carácter solidario hizo que los beneficios de esta corrida se destinaran a la lucha contra la Fibrosis Quística.

Recibió la Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes en 2009, una concesión polémica, que no agradó a otros compañeros, entre ellos Paco Camino, José Tomás y José Antonio Morante de la Puebla. Camino y José Tomás devolvieron a Cultura las Medallas que les habían concedido con anterioridad como protesta.

Francisco Rivera Ordóñez, con el referente de su padre, incorporó al registro de sus actuaciones su aportación en el tercio de banderillas. Tras esos comienzos que despertaron una gran expectación entre los aficionados, su carrera fue derivando hacia otro tipo de carteles, denominados mediáticos, toreros que interesan más al gran público que al estricto aficionado, por ser noticiables fuera de los ruedos. Tras la muerte de su abuelo tomó el testigo de la organización de la Goyesca de Ronda y también ha ejercido como empresario de la Malagueta.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios