Salvador Vega se muestra muy indignado por la suspensión de la corrida

  • El diestro de la comarca destaca que ningún presidente decide su futuro y tampoco puede hacer lo que le dé la gana

El matador de toros Salvador Vega, director de lidia en la decimocuarta corrida de la feria de Abril de Sevilla, se mostró ayer indignado de la decisión del presidente de la corrida, Antonio Pulido, de decretar la orden de suspensión del festejo sin contar con los toreros.

Vega destacó sentirse "engañado y traicionado" después de que el presidente tomara la decisión por su cuenta. "Cuando llegamos a la plaza acordamos aplazar la corrida treinta minutos. Nos hemos ido a reunirnos con él, con la condición de que no sacaran la pizarra de la suspensión. Pero mientras estábamos hablando la han sacado, nos ha engañado y esta persona no puede hacer lo que le de la gana".

Como director de lidia Vega habló en nombre de él y sus compañeros y señaló que estas situaciones no pueden suceder. "Para nosotros es uno de los días más importante de nuestra temporada y queríamos que el público viera que nosotros queríamos torear" matizó.

Para el torero de la comarca la indignación fue cuando la policía obligó a la terna a que se retiraran del centro del ruedo. "Nos dijeron que si no nos retirábamos podíamos alterar el orden público y que nos podían incluso detener, como si fuéramos delincuentes. Nosotros a lo único que habíamos venido era a torear y no a alterar a nadie, no somos delincuentes como para tratarnos de esa forma, el torero no puede ser el último en todo" apuntó Vega.

La indignación de Vega iba más allá. "Llevamos todo el invierno preparando esta corrida, encerrados en el campo y con un sacrificio que muy poca gente conoce, para que llegue una persona y decida por nosotros. Yo me juego la vida y soy dueño de mi futuro, nadie tiene que decidir por mí" concluyó.

Vega tiene otra tarde en Sevilla en la corrida del Corpus el jueves 23 de mayo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios