Talavante, el triunfador en Brihuega tras cortar dos orejas al sexto

Alejandro Talavante consiguió remontar una tarde marcada por el frío y el escaso juego del ganado, y cortó las dos orejas del sexto toro para abrir así la Puerta Grande ayer en la localidad alcarreña de Brihuega. Se lidiaron toros de Garcigrande y Domingo Hernández, desiguales de presentación, descastados y de poco juego. Los únicos que medio se dejaron, primero y sexto.

Juan José Padilla: gran ovación tras petición, y silencio tras aviso.

Morante de la Puebla: silencio y pitos.

Alejandro Talavante: silencio tras aviso y dos orejas.

La plaza tuvo más de tres cuartos de entrada en tarde de nubes y claros, y mucho frío.

Padilla se mostró muy entregado en los tres tercios en su primero; faena compuesta basada en el pitón derecho, por donde surgieron estimables muletazos. Con el cuarto, se repitió el mismo guión: entrega total de Padilla ante un toro que se dejó sin más.

Morante, frente a un toro claudicante y ante la imposibilidad de armar faena de muleta, optó por abreviar. Con el complicado quinto no cambió la decoración, y ante las nulas opciones de lucimiento que brindó el astado, Morante nuevamente tiró por la calle del medio en una faena que no pasó de proyecto.

Talavante llevó a cabo una primera faena intermitente ante un toro descastado que apenas aportó nada. En el sexto, en cambio, Alejandro Talavante hizo lo mejor de la tarde en una faena vibrante sobre ambas manos, que tuvo mucho calado en los tendidos, pero sin entrar en demasiadas profundidades. Mató a la primera y cortó dos orejas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios