El consejo negó el consenso y avisó que no habría empresa

  • El acta del consejo revela la falta de consenso sobre un pliego cuyo texto no fue entregado a sus miembros

Comentarios 1

Ya se publicaron en estas páginas las razones determinantes de su inviabilidad económica por las que el pliego de condiciones no gustaba a nadie, un pliego que además no fue fruto del consenso del Consejo de Plaza de Toros, en contra de lo reiterado desde la Concejalia de Plaza de Toros.

Ayer al apuntar el alcalde la posibilidad de que entre las razones de que nadie acudiera a la licitación estaban "las peticiones que habían emanado por unanimidad del Consejo de la Plaza de Toros, donde se exigía un número muy alto de espectáculos y unos compromisos muy fuertes de consideraciones hacia la escuela cultural taurina La Gallosina", accediendo al acta aprobada de la sesión del pasado 22 de enero, es reveladora de que no hubo consenso y que se avisó al edil de que las empresas no se presentarían.

Consta en el acta que el torero José Manuel Berciano se quejó de que el Consejo desconocía la redacción definitiva del pliego; Silvia Gómez de Ciudadanos tambén se quejó de que el Ayuntamiento decía que había un consenso que no existía; Mercedes Toronjo de Flave dijo que los miembros del Consejo no habían podido conocer el texto del pliego; Galloso recriminó que Quintana había dicho que el Consejo estaba de acuerdo con el pliego cuando no era así, igual que Jesús Parra, de la Asamblea Taurina de Cádiz.

Ante esto Quintana leyó los aspectos fundamentales del pliego y Galloso expuso que con esas condiciones no acudirían las empresas más importantes del país. Silvia Gómez avisó que la temporada estaba en riesgo por el retraso y que estaba injustificado que el Consejo tuviera que dar el visto bueno a un texto que no ha podido consultar. Galloso y Berciano insistieron en su disconformidad con los requisitos económicos por ser muy gravosos para el empresario y Gonzalo Ganaza del Pp dijo que el documento tenía que haberse consensuado antes de someterlo a los informes de Secretaría e Intervención. La representante de Ciudadanos insistió en que el equipo de Gobierno se había equivocado al trasladar a la opinión pública que el documento que iría al Pleno tiene el consenso del Consejo porque el Consejo ni siquiera había tenido acceso al mismo para su estudio.

Berciano expuso que además del apartado económico tampoco estaba de acuerdo con la cláusula de mantenimiento por inconcreta, que podía disuadir a los empresarios a acudir a la licitación. Tampoco estaba de acuerdo con el control de taquillaje ni con las exigencias de experiencia y cualificación para taquilleros y jefe de prensa.

Galloso dijo que además del elevado canon y del pago del IBI, las exigencias de mantenimiento hacían muy difícil la obtención de un beneficio económico para el empresario. El matador fue determinante: El Puerto va a perder prestigio en el mundo taurino y no vendrá ningún empresario de primera.

La representante de Flave dijoque no puede hablarse de que el documento final del pliego cuente con el consenso de su entidad porque es desconocedora del documento. El representante de la Asamblea Taurina manifestó su disconformidad con el apartado económico y las exigencias de mantenimiento, por lo que no prestaba el consenso de su entidad. Rafael Gómez Ojeda, de la Federación de Peñas Taurinas, concluyó que la opinión mayoritaria del consejo era que el canon era altísimo. Todo según el acta.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios