Con la elegancia de la estética taurina

  • Hasta el próximo domingo mantiene expuesta en la Taberna del Alabardero la muestra 'En esencia', con motivo de la Feria de Abril

Comentarios 1

Peruano de nacimiento y afincado en Sanlúcar de Barrameda, el mundo del toro y del caballo siempre le han entusiasmado y de ahí que visite cada año Sevilla, ahora como pintor, además de aficionado a las corridas, porque incluso fue diestro durante varios años. En 1983 llegó a España dispuesto a ganarse la vida en los ruedos después de hacerlo unos años en su país, pero el destino le tenía preparado otro camino y en 1991 abandonó el capote de torero. Dos años después ya presentó una exposición de pintura y, a pesar de que resultó un fracaso, su perseverancia le premió con el paso de los años. "No fue cosa de la noche a la mañana, ya que yo seguía pintando cuando toreaba", recuerda el ex torero peruano, quien se licenció en Bellas Artes antes de arribar a España. Fusionó sus conocimientos estéticos y taurinos para pintar cuadros de colores vibrantes y y movimientos continuados y ahora recorre el país, de feria en feria, exponiendo sus cuadros de temática taurina. Hasta el próximo domingo, la Taberna del Alabardero acoge su muestra En esencia, donde caballos y toros se enlazan con la enorme figura del torero. "Antonio Ordóñez le regaló uno de mis cuadros a la Familia Real", apunta un orgulloso Humberto Parra, que ha expuesto también en países sin tradición taurina como Alemania y Japón, y aspira a hacerlo en París y Nueva York. Además, entre sus deseos de futuro se encuentra el realizar el cartel de la Feria de Sevilla.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios