Una entretenida matinal de rejones con jóvenes jinetes

  • El mal y descastado juego de los parados toros de Benítez Cubero no impidió a los rejoneadores torear con oficio y buen aire

A pesar del mal juego de los toros de Benítez Cubero, seis jóvenes jinetes propiciaron una entretenida matinal de rejones en la Maestranza de Sevilla, en la que el portugués Francisco Palha y el sevillano Luis Valdenebro cortaron sendas orejas.

Se jugaron seis toros, para rejones, de Benítez Cubero (el cuarto, con el hierro de Pallarés), bien presentados y de juego descastado y aplomado.

Alvaro Montes: pinchazo y rejonazo (vuelta tras petición). Joao Moura: cinco pinchazos y rejonazo contrario (ovación y aviso). Manuel Manzanares: tres pinchazos, rejonazo contrario y descabello (silencio). Francisco Palha: rejonazo trasero (oreja con petición de otra). Luis Valdenebro: rejonazo trasero (oreja). Lea Vicens: pinchazo, rejonazo trasero y descabello (vuelta). Tres cuartos de entrada en mañana soleada y agradable.

La clásica matinal de rejones dio sitio a varias de las jóvenes promesas del toreo ecuestre que aún no encuentran hueco en los carteles de las grandes ferias. Y no decepcionaron.

A pesar del descastado y aplomado juego de los toro, los nuevos jinetes, más los ya curtidos Montes y Moura hijo, supieron resolver con oficio y buen aire las complicaciones de una corrida muy parada desde su salida.

Abrió plaza Montes, con un estilo muy campero de monta. Un fallo con el rejón evitó que la petición de oreja fuera suficiente.

Moura lidió con facilidad pero sin brillantez a un segundo muy parado y aquerenciado en tablas.

Manuel Manzanares toreó con templado oficio a un tercero de menguante movilidad. También falló en la suerte suprema.

Francisco Palha también se mostró fácil con el cuarto y llegando muy cerca de los pitones de u toro aplomado. Cortó oreja.

También paseó un trofeo Luis Valdenebro, con un escaso bagaje, Valdenebro superó los nervios y desaciertos iniciales para ir cuajando una labor a más.

Lea Vicens, con otro astado de escaso juego al que toreó sin demasiado ajuste, tuvo una actuación aseada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios