"Algunos errores fuera del ruedo me han costado muy caro"

  • El diestro camero, que rompió en plena temporada con Antonio Corbacho, comienza una nueva etapa junto a Eventauro

El diestro Esaú Fernández (Camas, 1990), que acaba de estrenar apoderamiento de la mano de Eventauro, se prepara a fondo en el campo andaluz y charro para la próxima campaña, tras una primera temporada como matador de toros marcada por el éxito en su alternativa en la Maestranza sevillana -cortó dos orejas- y varios cambios de representantes. Antonio Martín Tabernero, Buenavista, Jandilla, Puerto de San Lorenzo, Valdefresno o Juan Pedro Domecq son algunas de las ganaderías en las que ha recalado en los últimos días y donde, dice, "además de tentaderos, he matado hasta ocho toros; puesto que los ganaderos se están portando de maravilla conmigo".

-¿Qué busca con Eventauro?

-Por supuesto, torear más. Eventauro, que son Cipriano Hebrero y sus hijos Alberto y David, dieron el año pasado 82 corridas. Cipriano es veterinario de la plaza de Las Ventas y Eventauro gestiona, entre otras plazas, Ajalvir, Toledo, Zamora, Torrejón de Ardoz, Móstoles, Teruel y Sangüesa. Espero arrancar en la Feria de Ajalvir en enero para llevar seis o siete corridas cuando llegue la Feria de Sevilla y también confirmar en Las Ventas. En esta etapa continuará conmigo Manolo Espinosa.

-¿A qué se debe que en tan sólo un año haya cambiado varios veces de representante?

-Tomé la alternativa con un equipo en el que estaban Manolo Espinosa, Jesús Rodríguez de Moya y Javier Chopera. Luego, puse mi carrera en manos de Antonio Corbacho. Fue una equivocación. Lo comprobé después de torear en Pamplona. Yo lo que quería era rodarme porque era mi primer año y estoy nuevo. Sin embargo, Corbacho ponía pegas a las empresas por mi contratación. Unas veces por la plaza, otras por el dinero y otras por el cartel. Y acabé con tan sólo una decena de corridas. Yo me llevo bien con todo el mundo. De hecho, todos los ganaderos me abren las puertas de sus casas.

-Independientemente de los números, ¿cuáles fueron los mejores momentos en el ruedo?

-Por supuesto, Sevilla fue muy especial. La alternativa de manos de Morante, con El Cid de testigo, y una oreja en cada toro. En Bayona me premiaron por la mejor faena y en Navalcarnero fui el triunfador de la feria. También me han premiado por la mejor estocada en Málaga y El Puerto.

-Valoración de su temporada en 2011.

-Ha sido un año para reflexionar. Hubo cosas buenas, pero me equivoqué al elegir a Corbacho. Algunos errores fuera del ruedo me han costado muy caro.

-¿Usted llegó preparado a la alternativa?

-Sí. Llegué con 50 novilladas y una gran preparación.

-¿Cómo vivió esos primeros paseíllos junto a las figuras?

-Con mucha responsabilidad. Es algo bonito. Sabía que se arrimaban y yo no quise quedarme atrás en ningún momento.

-Después de la experiencia, ¿hay sitio para Esaú Fernández en el escalafón superior?

-Por supuesto. Me encuentro con fuerza y capacidad para estar arriba.

-¿Su toreo está ya definido?

-Sí. Soy fiel a lo que he hecho desde que comencé de novillero. Me gusta enganchar el toro y, con quietud, llevarlo largo. Estoy en esa línea y mejorando. Soy un chaval de 21 años con muchas cosas que aprender.

-¿Cuál es el planteamiento para 2012?

-En principio, nos hemos propuesto torear entre 25 y 30 corridas y, si ruedan las cosas, quiero sumar muchas más.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios