El ruedo jerezano recupera la corrida concurso de ganaderías

  • La última edición fue en 1990 No se indulta un toro en concurso en Jerez desde 1986, con 'Pregonero' de Cebada Gago

Ha costado lo suyo pero por fin de la mano de Ayuntamiento de Jerez y la empresa Funciones Taurinas vuelve la corrida concurso de ganaderías, festejo que se verificará el sábado con Ponce, Padilla y El Fandi, compitiendo astados de Zalduendo, Jandilla, Torrealta, Torrestrella, Santiago Domecq y Fuente Ymbro. Un festejo para el que la organización ha recuperado las normas del antiguo concurso suponiendo un punto y seguido de tan señera institución taurina jerezana.

De acuerdo con el recuperado reglamento, los toros han de tener de cuatro a seis años, más de 450 kilos y trapío suficiente. Saldrán por orden de antigüedad.

El toro ha de acudir al caballo del picador, tres veces por lo menos y el puyazo a toro corrido no cuenta. Si no, no hay premio. En el caso de que haya que administrar más puyazos, pueden simularse señalando sin recargar.

La colocación del toro y del picador en varas es esencial, sin rebasar las rayas de picar. Al toro se le procurará colocar en el punto más prudentemente alejado de su raya; el picador partirá hacia el toro para ejecutar el puyazo, desde tablas.

Se marcarán en el ruedo dos rayas radiales, una arrancará de debajo del palco de la presidencia, y la otra desde el burladero del tendido 1. Entre ambas se hará la suerte de picar, salvo exigencias de la lidia.

Al público corresponde solicitar el indulto, en su caso, sacando los pañuelos blancos en el último tercio de la lidia, aunque la última decisión corresponde al presidente. En tal caso el diestro simulará la estocada.

Arrastrado el último toro, el jurado de la corrida pondrá en conocimiento del público, dentro de la misma plaza, el fallo en el que quede constancia de los premios otorgados o de los que hayan podido resultar desiertos.

Los premios son: al toro que el jurado considere más completo, un catavino de oro donado por el Ayuntamiento de Jerez; la oreja de oro, trofeo del Ayuntamiento de Jerez, al matador que más se haya distinguido; catavino de plata al varilarguero que mejor realice la suerte de picar y distinción especial al banderillero que más se distinga en la brega.

El jurado lo componen los matadores de toros Luis Parra "Jerezano", José Luis Galloso y Antonio Lozano, el picador Alfonso Barroso, el ganadero Lucas Carrasco, el veterinario Antonio Ruiz, la aficionada Elena Aguilar y los cronistas taurinos Juan Belmonte, Javier Bocanegra y Francisco Orgambides.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios