"He estado con los nervios a flor de piel, como la primera vez"

  • Castaño se va con buenas sensaciones de su reaparición a pesar de no cortar oreja

Especial regreso de Javier Castaño a los ruedos. El diestro leonés dejó los momentos más emotivos de la última tarde de feria tras superar una fuerte enfermedad. El torero se fue de vacío pero con una doble ovación por la solvencia ante su lote. El toro de la reaparición le dejó feliz aunque agotado: "Al principio no quería y luego lo he podido torear con suavidad. Estoy contento, pero cansado", aseguraba satisfecho por la estocada que logró en el segundo intento. La faena del quinto no fue, sin embargo, nada fácil para Castaño: "Ha sido un toro deslucido y exigente. Tenía muchas teclas que tocar para conducir la embestida". El torero se va agradecido por el cariño de la afición: "En la ovación del principio estaba con los nervios a flor de piel, igual que la primera vez que me vestí con el traje de luces".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios