El toreo pierde una figura histórica con el fallecimiento de Diego Puerta

  • Dueño de un valor ilimitado, sufrió cincuenta y cinco cornadas, abrió ocho veces la puerta grande de la plaza de Madrid y recibió la Gran Cruz de Beneficencia por torear en infinidad de festejos benéficos

El matador de toros sevillano Diego Puerta Diánez, que por la raza y arrestos que puso a su toreo era conocido como "Diego Valor" ha fallecido a los 70 años de edad en su domicilio de Camas, a escasos kilómetros de Sevilla.

Puerta, una de las grandes figuras del toreo en los años 60, falleció alrededor de las 03.30 horas de la pasada madrugada de ayer miércoles en su domicilio de la urbanización Las Canteras, de Camas (Sevilla), a consecuencia de un fallo multiorgánico que ha sido el colofón de los problemas de salud, especialmente cardíacos, que venía padeciendo el diestro en los últimos años. Fuentes familiares han señalado que "en las últimas semanas se había agravado notablemente su estado, y que venía arrastrando numerosas secuelas de todos los percances sufridos durante su carrera a los que había que sumar la diabetes que padecía y las consecuencias del accidente de automóvil de hace algunos años".

A las 18,30 horas de la tarde de ayer se instaló la capilla ardiente en el salón del Apeadero del consistorio hispalense, donde multitud de personas de todos los ámbitos honraron la memoria de esta figura histórica del toreo.

Hoy a las 11,00 horas los restos mortales de Diego Puerta serán trasladados a la parroquia de San Bernardo, del torero barrio del antiguo matadero sevillano en el que nació el 28 de mayo de 1941, para la celebración de los ritos funerarios al mediodía y, posteriormente, sus restos serán incinerados en la intimidad familiar, han señalado las mismas fuentes.

Diego Puerta toreó su primer festejo en 1955 en Aracena (Huelva) y debutó en una novillada con caballos un año después en el coso madrileño de Vistalegre.

La alternativa como matador fue el 29 de septiembre de 1958 en la Maestranza de Sevilla de manos de Luis Miguel Dominguín y en presencia de Gregorio Sánchez.

Su definitiva consagración llegaría dos años después, con la mítica faena cuajada en Sevilla a un toro de Eduardo Miura, llamado "Escobero", que lo lanzó a la primera fila del toreo, llenando toda una época en unión de matadores como Paco Camino o El Viti en la década de los 60 que pasaría a la historia de la Tauromaquia como la Edad de Platino del toreo, sumando ocho puertas grandes en Las Ventas. Puerta se retiró de la profesión en mano a mano con Paco Camino, su compañero de tantas tardes, el 12 de octubre de 1974 en la plaza de Sevilla.

Durante su carrera sufrió más de medio centenar de cornadas y cuando abandonó los ruedos, se dedicó a la faceta de ganadero de reses bravas en su finca de Castilblanco de los Arroyos (Sevilla), además de ejercer durante un tiempo como empresario de Castellón. Paz a sus restos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios