La prehistoria de la Plaza Real, nuevo trabajo de Rojas Guillén

  • 'Los toros del Puerto Siglos XVIII-XIX' descubre buena parte de la relación de festejos taurinos portuenses hasta 1880

No se me ocurre un mayor motivo de gozo para tanto chirlachi de corta y pega, ratón de internet y copiador de trabajos ajenos que abunda en las letras taurinas: hay uno de El Puerto que ha recopilado en un libro buena parte de los festejos taurino habidos en la Ciudad y Gran Puerto de Santa María entre 1607 y 1880.

Ese "uno" -que sus plagiadores jamás citarán y que se apuntarán como suyos sus descubrimientos, y son muchísimos- es José Manuel Rojas Guillén, un aficionado portuense que ya dio a la estampa otra obra monumental, rareza bibliográfica reinante en escasos anaqueles por su corta tirada, "Un día de toros", que recopila todos los carteles de la historia de la Plaza Real entre 1880 y 2005, con la reproducción del a afiche y una crónica contemporánea al festejo, rareza que tiene además un apéndice, hasta 2014.

José Manuel Rojas Guillén, con modestia, tesón y no poco esfuerzo, ha reunido este monumental trabajo, que vaticinamos que no tendrá más ediciones que esta corta que hoy disfrutamos unos pocos, vaticinio fácil dado que si lo palurdo es incompatible con la puesta en valor de las historias locales, imagínense si la historia local atañe a algo tan mal visto en estos tiempos y con tantos tiros como el toreo y su extensión cultural.

Mientras se desasna algún editor, vamos a ser muy pocos los que vamos a disfrutar de este libro, de muy corta tirada y que desde 1607 hasta 1880, al hilo de la historia taurina de El Puerto, aporta muchísimo más de lo que es el toreo: nombres, datos, costumbres, sociabilidad, relaciones con otras localidades, competencias, usos de los espectáculos, autoridades, empresarios, profesionales, sucesos, léxico, anécdotas, vestuarios, arquitectos, majos, jacas, veterinarios, milicianos, ganaderos, fincas, vapores, trenes especiales, góndolas, tablas, carnicerías, artesanos o el himno de Riego... mucho Puerto de Santa María, tal vez el más olvidado por cotidiano y popular.

Porque si en los libros de historia están Menestheo o Modesto, aquí hay otros personajes olvidados que revive Rojas Guillén como los empresarios Manzanedo o Requejo, profesionales como Eduardo Fariña, Francisco Martínez "El Utrerano", el negro Dámaso Congo o personajes populares como el sempiterno Simón o Ramoncito Zapata.

Fue el toreo potente ácido ribonucleico en la cadena genética de El Puerto, signo de su identidad, y Rojas Guillén lo demuestra con su serio trabajo, ingente por cierto y esfuerzo inagotado porque hay tanto que quedan muchas pepitas de oro para otros descubridores. Rojas ha cavado mucho, descubierto y estrenado el filón, y ha inscrito la mina. Enhorabuena y gracias. Copituri te saludant.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios