curro durán. novillero

"Estoy preparado para dar un toque de atención en las plazas grandes"

  • El diestro utrerano quiere afianzarse en su escalafón, en la que se prevé que sea su última temporada como novillero con picadores

Curro Durán, quien ha sumado veinticuatro novilladas y vislumbra su doctorado. Curro Durán, quien ha sumado veinticuatro novilladas y vislumbra su doctorado.

Curro Durán, quien ha sumado veinticuatro novilladas y vislumbra su doctorado. / .F. d..

El torero Curro Durán (Utrera, 1993) enfila su última temporada como novillero tras una temporada que estuvo marcada por una grave cornada en Ciudad Rodrigo, que supuso su bautismo de sangre y que moralmente le dejó tocado. El diestro sevillano busca oportunidades esta temporada que se vislumbra como su última campaña en el escalafón novilleril.

-Curro, ¿qué espera para 2018?

-Estoy preparado para dar un toque de atención en las plazas grandes, como Sevilla y Madrid, para coger fuerzas de cara a la alternativa.

-¿Cuándo será?

-Depende de cómo se desarrollen las cosas. Podría ser a finales de temporada o bien a comienzos de la siguiente.

"Espero que se acuerden de mí en Sevilla. El año pasado me encontré con la sorpresa de no estar"

-¿Sueña con una plaza y un cartel?

-No. Uno puede soñar y que luego no salga porque aquí todo depende del toro y las empresas son las que deciden.

-Entonces, ¿el objetivo inmediato es abrir temporada en Sevilla?

-Espero que este año se acuerden de mí. Tras Serna y Aguado, la temporada pasada era el novillero de Sevilla que más había toreado y me encontré con la sorpresa de no estar en los carteles.

-¿Cuántas novilladas ha sumado en total?

-Veinticuatro.

-¿En Sevilla?

-Dos. La presentación, en la que di una vuelta al ruedo y en 2016 en una novillada en la que diluvió y se fue en blanco.

-¿Y en Madrid?

-Dos tardes. En el debut, en 2016, estuve bien, pero pinché en los dos novillos. Al primero, de no fallar, le hubiera cortado una oreja.

-¿Cuántas novilladas espera torear este año?

-Lo máximo que pueda. Todo pasa por Sevilla y Madrid. No tengo apoderado, mi padre -el matador de toros retirado Curro Durán- me ayuda.

-La temporada pasada sumó tres novilladas. ¿Cómo fueron las cosas?

-Toreé en Ciudad Rodrigo, donde recibí una cornada el 28 de febrero; toreé en Blanca en agosto y en Peralta en septiembre.

"Que no me hayan puesto en Ciudad Rodrigo me duele más que la cornada que recibí el año pasado"

-¿El mejor recuerdo?

-Una faena al primer novillo en Peralta. Había que esperarlo mucho y tenía calidad. La espada me privó del triunfo.

-¿Ha resuelto el tema de la espada?

-Al torear tan poco es complicado cogerle el sitio. No paro de entrenar en el carro con la pita.

-Supongo que lo más desagradable en 2017 fue la cornada...

-Que no me hayan puesto en Ciudad Rodrigo me duele más que la cornada. Lo del bautismo de sangre tenía que llegar. Pero que no nos hayan atendido para este año me duele mucho más. Me duelen más los sentimientos que la cornada.

-Usted ya tuvo un percance serio en 2012.

-En la rodilla derecha, en Navas de San Juan. Me partió los ligamentos y luego estuve un año y medio sin poder torear hasta que reaparecí en 2014.

-Está teniendo muy mala suerte con tantos percances...

-La verdad es que sí, pero hay que asimilarlo y ser fuerte.

-Defina su toreo.

-Como siempre. Intento buscar el toreo profundo y clásico.

-¿Y su meta?

-Estar en las grandes ferias y ser figura del toreo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios