La tauromaquia como patrimonio inmaterial cultural en Almería

  • Un multitudinario encuentro de asociaciones y peñas taurinas en Roquetas de Mar acaba con un Manifiesto en el que se insta a la Diputación a que avale el proceso

Encuentro histórico en la plaza de toros de Roquetas de Mar, donde las asociaciones y peñas taurinas de la provincia de Almería se reunieron con un fin común: la firma de un manifiesto en el que instan a la Diputación de Almería a que declare la tauromaquia Patrimonio Inmaterial de la Cultura de la provincia. De esta manera, Almería podría convertirse en la primera provincia de Andalucía que declare la Fiesta en este sentido para que sea reconocida por la Unesco.

El acto estuvo presidido por Gabriel Amat, presidente de la Diputación y alcalde de Roquetas de Mar, quien anunció que dicha solicitud irá a Pleno en este mes de diciembre. Asimismo estuvieron presentes los presidentes de las asociaciones y peñas taurinas, representando a los aficionados de toda la provincia y el coordinador para que la tauromaquia sea reconocida por la Unesco como último fin, Williams Cárdenas. Se leyó y firmó un manifiesto que también solicita que dicha declaración futura se remita tanto a la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía como al Consejo de Patrimonio Histórico, a fin de que la tauromaquia y los festejos taurinos sean incluidos en los inventarios del Patrimonio Cultural Inmaterial llevados por el Estado y la Junta de Andalucía.

El citado Manifiesto recoge, entre otros aspectos, que "La Fiesta de los toros, cuya expresión moderna se fragua en la península ibérica desde la Edad Media, en América desde el siglo XVI, y en el sur de Francia desde el siglo XIX, apoyándose en tradiciones taurinas más antiguas... Que esta Fiesta, en sus diferentes interpretaciones, refleja la sensibilidad específica de cada uno de los pueblos y comunidades que la comparten, íntimamente ligada a sus tradiciones, costumbres y creencias religiosas, que expresa al mismo tiempo, en el aspecto ético y cultural, los valores fundamentales del hombre y su manera de enfrentarse con la vida, con la muerte y con lo efímero, resultando de ello no sólo una expresión de arte y cultura, sino una fuente de inspiración de todas las demás bellas artes...". Asimismo refleja la trascendencia económica y "en definitiva, constituye un patrimonio cultural inmaterial reuniendo todos los criterios especificados, en su artículo 2, por la Convención para la Salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial, firmada en la Unesco el 17 de octubre de 2003".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios