Avance 'World of Warplanes'

  • El simulador de comate áereo para PC creado por Wargaming calienta ya motores.

El universo de los MMO gratuitos (juegos multijugador masivos en línea) es vasto y está lleno de recursos. Si bien es cierto que pueden llegar a ofrecer muchas opciones a los jugadores, también es verdad que el estatus de estos títulos es muy delicado, ya que si no se cuidan en beneficio del usuario pueden terminar en suspensión como ocurre en muchos otros casos. Los tiempos de crisis económica y la propia diversidad dentro del género ha llevado a casi la totalidad de las empresas del sector a reorganizar sus políticas comerciales para ofrecer una fórmula más asequible de cara a los clientes o, en nuestro caso, a los jugadores.

Aviones y pilotos de guerra

Tal es el caso de Wargaming.net, empresa especializada en MMO de calidad con títulos en su cartera como Massive Assault, Order of War o el reciente y popular World of Tanks. Ahora la compañía se atreve a repetir con un nuevo proyecto ambientado en el género bélico del mundo de la aviación, World of Warplanes, que aún se encuentra en fase de prueba de cara a su futuro lanzamiento y al que hemos podido acceder ampliamente. Sin perder mucho tiempo, el jugador tendrá un primer contacto con los mecanismos del título mediante una interfaz sencilla, intuitiva y de muy sencillo manejo, indicada para todos los gustos. La aventura comienza en tierra, antes de poder rozar siquiera el firmamento, con la personalización inicial de nuestro hangar o base de operaciones, el cuál irá desplegando nuevas opciones de mejora con la experiencia obtenida en los combates y misiones. Del mismo modo, se ampliará el plantel de aviones adquiriendo nuevos modelos con los que vestir nuestro hangar.

Al igual que en World of Tanks, al comenzar contaremos con aviones de tres naciones distintas, aunque el primer modelo que obtendremos será bastante normalito. No obstante y como es natural, cuanto más tiempo y victorias acumule el jugador, más opciones de personalización, adquisición y mejoras, ya que el juego también nos brindará la posibilidad de meter mano bajo el esqueleto de los aparatos con el fin de mejorar la mecánica de elementos tan importantes como el peso del aparato, defensa, potencia de fuego, armamento especial, etcétera. Una vez puesto a punto nuestro ángel del infierno, podemos continuar participando en partidas de entrenamiento, lo más recomendable si queremos comenzar bien, o directamente pasar directamente a la acción de las partidas multijugador, donde como ya comentábamos, no tendremos demasiadas opciones si no hemos asumido previamente un mínimo conocimiento del manejo del juego, por sencillo que éste sea. De cualquier forma al final, terminaremos desplegando nuestras alas y empezará la batalla.

La guerra desde las nubes

En el juego, ambientado en las grandes batallas aéreas de los años 30 de la pasada década, el conflicto se lo reparten entre las naciones más poderosas, como Estados Unidos, la Unión Soviética, Gran Bretaña, Alemania y Japón, aunque la elección de una u otra no implica ningún beneficio, de modo que se convierte en una simple cuestión de afinidad con la nación seleccionada. Por otro lado, las misiones que ofrece el título siguen la estructura básica de su juego de guerra en tierra y nos asigna tareas de combate contra aviones, equipos terrestres y marítimos, las cuáles no van a poner nada fácil la victoria al jugador, que se  verá obligado a desplegar tácticas y técnicas en base a su equipo y posibilidades, algo que permite un planteamiento tan profundo como interesante. En resumidas cuentas, a nivel jugable se muestra competente y sencillo, combinación que traerá a la cabeza de los entendidos aquellos primeros simuladores para consolas tan demandados por su sencillez en el manejo, dejando de lado complicadas secuencias de flaps, alerones y otros elementos realistas que puede se pueden encontrar por ejemplo en la serie Simulator.

En referencia a los micropagos, World of Warplanes continúa con su formato de juego gratuito, pero al igual que su antecesor dispone de un sistema pago a través de monedas de oro que se pueden adquirir con dinero real. Estas monedas se suman al saldo total del jugador  obtenido en las batallas, y se emplea para comprar material, munición, armas, misiles, repostar o reparar la nave. Es importante destacar que gastar dinero en el juego no implica en ningún caso obtener beneficios en los combates, ya que únicamente nos servirá para comprar aviones específicos, variar sus características externas o disfrutar más rápidamente de las bonificaciones de créditos y experiencia.

Tanto a nivel gráfico como en su dirección artística, la versión beta a la que hemos tenido acceso -aunque muy avanzada- ofrece elementos y detalles sorprendentes que seguramente luzcan incluso en los equipos más modestos, claro está, bajando un poco los requisitos. Desde el detallismo del hangar, las fieles recreaciones de los aviones, hasta las texturas de los aeroplanos, pasando por los menús y los mapas, todo ha sido cuidado con bastante mimo y si a ello le sumamos mapeados extensos y el componente climatológico y los efectos derivados de luces y nubes, nos encontraremos con una opción bastante sólida en ese aspecto.

En definitiva, y aún tratándose de una versión de prueba, el trato con el nuevo proyecto de Wargaming asegura acción y entretenimiento de calidad gratuito, algo impensable hace poco años. Por nuestra parte, podemos asegurar que, sin lugar a dudas World of Warplanes hace honor al sello de la casa con un gran juego para los apasionados del género bélico de aviación.  

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios