videojuegos

'Genetic Disaster', el modo cooperativo nunca fue tan divertido

Hubo una época, en la que el juego individual acaparó décadas y los usuarios no conocían otra fórmula que las aventuras singulares. Como mucho, el juego a pantalla dividida, una oportunidad que permitía compartir ocio digital. Luego llegaron los karaokes, y las obras de corte familiar, pero antes de todo esto ya existían los juegos cooperativos, de hecho, han estado con nosotros desde, casi, el comienzo de todo esto.

El cooperativo cómo modelo de juego

Genetic Disaster es un juego que bebe de aquellos clásicos, títulos como Gauntlet, que incluso se jugaba en máquinas arcade. Éste basa sus mecánicas en controlar un personaje desde perspectiva cenital con el teclado, mientras apuntamos con el ratón. Esta perspectiva, que parece actual, es quizá de las más antiguas, quizá por aquello de que todo vuelve el título ha apostado por este estilo de juego.

Otro de los aspectos decididamente clásicos de Genetic Disaster es la ausencia de puntos de guardado, es decir, no hay posibilidad de grabar la partida. Aquí el jugador llega hasta donde puede y, la siguiente partida comienza desde el principio.

Para evitar que la mecánica se perciba como repetitiva, los escenarios se crean aleatoriamente. Esto no sólo cambia con los jefes finales, también, recupera de este modo el espíritu de las máquinas recreativas donde no había dos oportunidades.

En Genetic Disaster al menos puedes comprar algo más de vida con las monedas que vas recogiendo, al tiempo que nos permite recolectar nuevas armas y potenciadores. Si un compañero muere, el jugador tiene opciones para reanimarlo, compartiendo una de sus vidas con él, pero lo cierto es que el juego se hace difícil. Una apuesta arriesgada, pero divertida, testada en miles de horas de juego, eso sí, en los 80 y 90.

La obra llega a Steam para PC, concebida para jugar con cuatro amigos y todos sus personajes, Sneaky, Panic, Devil y Bunker en su lucha contra un científico loco. Aquí, tendremos que ayudarlos a escapar de una mansión y enfrentarnos a cientos de enemigos que deambulan por los pasillos, todo ello a través de diferentes niveles.

Un último detalle que hace el juego aún más complicado: el fuego amigo puede matarte. No pasa siempre, de hecho, sólo sucede cuando un marcador se completa -tras matar a muchos enemigos–. Es un ejemplo del carácter especial de Genetic Disaster.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios