Trabajo denuncia al modisto Alejandro de Miguel por obligar a sus empleados a devolverle lo pagado

  • La Fiscalía deberá estudiar los posibles delitos, que se castigan con penas de prisión de 6 meses a 6 años y multa de 6 a 12 meses.

El modisto Alejandro de Miguel. El modisto Alejandro de Miguel.

El modisto Alejandro de Miguel. / www.alejandrodemiguel.com

Comentarios 2

La Inspección de Trabajo ha denunciado ante la Fiscalía las prácticas laborales irregulares que, supuestamente, ha realizado el modisto Alejandro de Miguel, pues al parecer ingresó a sus trabajadoras 3.500 y 6.500 euros para saldar impagos salariales, pero las obligó a devolvérselo.

CCOO ha informado en un comunicado de que los hechos se remontan a noviembre de 2016, cuando tras una denuncia de este sindicato, la Inspección constató "numerosas prácticas anómalas e incumplimientos" en materia salarial.

La Fiscalía deberá estudiar ahora los posibles delitos, que se castigan con penas de prisión de 6 meses a 6 años y multa de 6 a 12 meses.

Tras estas irregularidades, la Inspección de Trabajo requirió en julio a la empresa "Grupo de Confección Cadenas SL", propiedad del mencionado modisto y de su familia, que abonase a sus trabajadoras las deudas no prescritas, entre 3.500 y 6.500 euros a cada una de ellas.

Según el sindicato, el modisto realizó los correspondientes ingresos por transferencia bancaria "para aparentar el cumplimiento del requerimiento" de la Inspección, pero exigió a las trabajadoras que le devolvieran el dinero nada más recibirlo en sus cuentas, algo que hicieron todas menos una, que fue inmediatamente despedida.

Esta trabajadora fue convocada por Alejandro de Miguel, sus hermanas y su madre, también responsables en la empresa, a una reunión para exigirle que devolviera el dinero, una conversación que fue grabada por la afectada.

En la conversación, el diseñador y sus familiares exigen a la trabajadora el dinero que le habían ingresado por requerimiento de la Inspección y subrayan en varias ocasiones que "todas las demás lo han devuelto."

Tras conocer estos hechos, CCOO amplió su denuncia inicial ante la Inspección de Trabajo y aportó la grabación facilitada al sindicato por la trabajadora y su transcripción textual.

La Inspección de Trabajo ha admitido la grabación como prueba y la ha aportado a la Fiscalía, junto con su transcripción.

Para confirmar la veracidad de la grabación y de los hechos que en ella se revelan, la Inspección requirió a una entidad bancaria los movimientos de cuentas de varias trabajadoras para comprobar que el dinero en cuestión se había retirado en efectivo para devolvérselo al empresario, ya que ello podría suponer un posible delito.

Los extractos facilitados por el banco muestran que las trabajadoras retiraron de inmediato de sus cuentas el dinero que les acababa de ingresar Alejandro de Miguel.

CCOO ha tramitado también una demanda de nulidad del despido de la trabajadora que rehusó devolver el dinero, así como el de otra trabajadora que fue despedida previamente y a la que presuntamente obligó a firmar la recepción del dinero del finiquito, aunque luego no se lo ingresó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios