Donación de alimentos en 800 farmacias

  • La campaña, que ya se realizó el pasado año en la capital, se extiende a la provincia hasta el próximo 14 de diciembre

Con el objetivo de facilitar a todos los ciudadanos de Sevilla y provincia la donación de alimentos para aumentar las reservas del Banco de Alimentos de Sevilla de cara a las próximas fechas navideñas, el Colegio de Farmacéuticos ha puesto a disposición de esta entidad la extensa y capilarizada red de farmacias de la capital y provincia (más de 800) para que los ciudadanos que quieran donar alimentos puedan hacerlo de la forma más cómoda posible, entregándolos en la farmacia más cercana a su domicilio. "Todos los ciudadanos tienen una farmacia a menos de 200 metros de su casa y ése es un valor que había que poner al servicio de esta causa tan noble, porque se ahorran así costes y muchas horas de trabajo a voluntarios del Banco, que pueden destinarlos a otro fin", señala el presidente del Colegio de Farmacéuticos de Sevilla, Manuel Pérez, que está convencido, además, de que "por la estrecha relación del farmacéutico con sus pacientes, la canalización de este tipo de iniciativas solidarias a través de las farmacias, como en el caso de la donación de sangre o recogida de medicamentos caducados, suele dar muy buenos resultados".

Ya es el segundo año que los farmacéuticos sevillanos colaboran con el Banco de Alimentos (presidido por Juan Pedro Álvarez Giménez), después de que el año pasado se iniciara esta experiencia, con buenos resultados, en las farmacias de Sevilla capital.

Así pues, hasta el próximo día 14, los ciudadanos que lo deseen pueden acercarse a cualquier farmacia para dejar aquellos alimentos que estimen oportuno con destino al Banco de Alimentos, del que se surten luego gran parte de las instituciones benéficas de la ciudad. La cooperativa farmacéutica Cecofar, presidida por Sofía Fuentes del Río, se encargará de la recogida de todo lo que los ciudadanos lleven a las farmacias y de su entrega al Banco de Alimentos.

La Asociación Banco de Alimentos de Sevilla se constituyó a principios de 1995 como una ONG sin ánimo de lucro, integrada fundamentalmente por voluntarios. En 1998 se transformó en una Fundación cuyo fin principal es la recogida de alimentos, en principio consumibles pero no comercializables, para su entrega posterior a las instituciones benéficas que acogen a personas con necesidades. El Banco se nutre para su gestión diaria de voluntarios totalmente entregados a su labor. En su mayoría, se trata de jubilados que han puesto a disposición de la Fundación sus conocimientos laborales; jóvenes que prestan su apoyo en las labores de esfuerzo físico y en las operaciones kilo, y amas de casa que logran sacar unas horas a su jornada familiar.

Los fines son una realidad gracias a que la ciudadanía está dispuesta a colaborar entregando gratuitamente sus excedentes de alimentos, defectos de envasado, o aquellos otros cuya fecha de consumo preferente o de caducidad esté cercana y por ello, no es posible su venta en la cadena comercial alimenticia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios