Escaparate

Victorio y Lucchino cerró el pasado verano las puertas de su tienda en la Plaza Nueva. Pero lo curioso no es el cierre de un comercio más, sino la manera de empapelar el escaparate. Nada de hojas de periódicos, revistas o brochazos de pintura. Se fueron, pero con estilo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios