Libros que tienen una segunda vida

Para los amantes de la lectura, tener las estanterías en casa repletas de libros -e incluso llegar a necesitar un segundo domicilio para almacenarlos- es algo muy normal. Éstos, a pesar de tener montañas de libros, siempre quieren más. Como solución a la falta de espacio y al querer seguir haciéndose con más y más libros, la librería Re-Read ofrece la posibilidad a sus clientes de adquirir libros de segunda mano y, además, poder venderlos. De esta forma, también se garantiza que la vida de los libros no acabe tras su primera lectura.

Ubicada en la calle Tarifa, justo al principio de Amor de Dios, esta librería low cost está regentada por Raúl Fernández. El joven siempre tuvo en mente abrir una librería infantil, hasta que descubrió este tipo de franquicias, de la que sólo hay dos en Andalucía incluyendo esta, cuyo modo de trabajar muy atractivo. Con el objetivo de vender libros seminuevos, en Re-Read trabajan con libros editados a partir de los 90. De esta forma se aseguran que los títulos que llegan a sus estanterías son más novedosos y evitan hacer la competencia a otras librerías de segunda mano.

Con unos precios fijados a la hora de venderlos al público, que van de los 3 euros por un tomo, 5 euros por dos y 10 por cinco, en Re-Read evitan de esta forma especular con los libros. En el caso de la compra a particulares (pueden llevarse a la tienda y si son más de 100 la propia librería los recoge), Re-Read paga el tomo a 20 céntimos. Siempre y cuando éstos estén en buen estado y no sean ni enciclopedias, ni revistas, ni libros de texto, antiguos o amarillentos. A pesar de eso, cuando los libros llegan a Re-Read, Raúl Fernández realiza una selección y posteriormente los limpia para colocarlos en una estantería. Las primeras 48 horas que estos libros pasan en la tienda, Fernández los coloca en una estantería que hay justo al principio de la estancia, bajo el título de Recién llegados. Sobre esas baldas pueden encontrarse las obras completas de Cervantes, el último título de García Márquez o manuales de Historia del Arte imposibles de encontrar en una librería al uso. Pasado ese tiempo, cada tomo ocupa la estantería que le corresponde. Ordenados por temática, es fácil sumergirse en las estanterías de Re-Read y dar con el libro deseado, ya que están catalogados, además, por el nombre de su autor de manera alfabética.

Con el lema Better than read, Re-Read como principal premisa, Raúl Fernández ve la forma de trabajar de la librería como "una buena forma de darle una segunda vida al libro que está en casa cogiendo polvo y que jamás se va a volver a leer". Por eso, invita a los sevillanos a quedarse con esos libros de los que les es imposible desprenderse y que lleven a Re-Read aquellos sin los que pueden seguir viviendo.

El espacio cuenta, además, con una pequeña zona habilitada para que los más pequeños puedan dibujar y pasar el rato y, de cara a septiembre, tienen pensado organizar actividades con niños y jóvenes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios