Luchadoras entre volantes

  • El desfile de la Fundación Sandra Ibarra inyecta vida en el segundo día del 'We Love Flamenco'

Comentarios 0

El Salón Real del hotel Alfonso XIII respiraba vida, y no sólo por el ritmo de las sevillanas y rumbas que acompañaba el paso de las 36 modelos no profesionales que pisaban la pasarela albero que este año, a modo de paseo del Real, tiene We Love Flamenco. Modelos no profesionales sólo porque su vida laboral no discurre como maniquíes de diseñadores, pero que pusieron todo el arte, y más, en un pase que les convirtió en princesas de volantes, lunares, flores, mantones y peinetas.

El desfile a beneficio de la Fundación Sandra Ibarra es, según Laura Sánchez, organizadora de la pasarela We Love Flamenco, "algo que no cambio por nada. Cuando me preguntan qué destaco de este certamen, sin lugar a dudas, digo que es el desfile de mis modelos de los viernes por la mañana. Dan vida". Y es que estas mujeres saben mucho de la importancia de la vida porque son pacientes de Oncología del hospital Virgen Macarena. De hecho, la recaudación del desfile ha sido destinada a apoyar la investigación contra el cáncer que se realiza en este hospital.

Han contado con el apoyo, no sólo de su familia, sino de parte del personal médico que sigue cada uno de los casos. Entre el público, caras conocidas como el diseñador Tony Benítez o la modelo Judit Mascó, además de Laura Sánchez, organizadora del We Love Flamenco y de Sandra Ibarra.

Una inyección de optimismo que se apreció en cuanto el público comenzó a ocupar sus asientos. Había muchas ganas de disfrutar con los trajes, muchos móviles y cámaras preparados para retener este momento, y sobre todo, mucho piropo y muchos besos. Porque todas estaban llenas de belleza, con la elegancia que da el "saberse guapa", luciendo unos trajes de flamenca que parecían hechos expresamente para cada una de ellas, adptándose a ellos como una segunda piel.

Sandra Ibarra era clara y directa al respecto: "Hay mucha vida en este desfile. Es su momento princesa y es necesario que todos sepan que hay vida durante el cáncer. Hay muchas que vienen después de haber tenido ayer la sesión de quimioterapia, incluso hay quienes no tienen fuerzas en las piernas, pero han hecho la pasarela entera. No hay que esperar para vivir".

Para algunas de las modelos, como Elena María Sánchez, fue "la celebración de haber salido de todo lo malo. Después de muchos días malos, es un lujo sentirse como una princesa. Estoy feliz. En cuanto el oncólogo me comentó lo del desfile me apunté".

Carmen Canalejo García, explicó lo que todas sintieron. "Para nosotras es una inyección de vida. De aquí sacamos fuerzas para seguir, porque la quimioterapia cura, pero también es necesario el positivismo y el optimismo. La única manera de conseguirlo es haciendo cosas y que los pensamientos negativos no aparezcan".

Los diseños que lucieron estas impresionantes mujeres fueron de Marco Zapata, Ventura, José Tarriño, Fabiola, Javier Jiménez, Taller de Diseño, Luisa Pérez, Sevillanía, Manuela Macías, Lola Azahares, Ángela Álvarez, Flamencas Pol Núñez, Carmen Fitz, Camacho Ríos, Rosa Pedroche, Santana Diseño, Carmen Acedo, Antonio Moro, Sánchez Murube, Pablo Retamero y Juanjo Bernal, Mónica Méndez, José Hidalgo, Pitusa Gasul, Consalación Ayala y Mercedes Dobenal.

más noticias de VIVIR Ir a la sección Vivir »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios