Salir a comer: Ideas frescas dentro y fuera de la cocina

  • El local dispone de un plató en el que los chefs graban videorecetas con las tapas de la carta.

Cinco amigos, dos jóvenes chefs y mucha ilusión de crear algo diferente han convertido a Plato Plató en un local que despierta el interés de todo el que pasa junto a su puerta y conquista a todo el que lo visita alguna vez. Tanto en la cocina como fuera de ella, ideas frescas con un sabor tradicional que no renuncia a un toque atrevido e innovador.

Las trayectorias de Manuel Nieto y Manuel Labella discurrieron separadas -en el currículum del primero está El Bulli y el segundo trabajó en países como Italia- hasta que se encontraron hace un par de años cuando trabajaban para la misma empresa en Sevilla. Recién superada la treintena, los dos jóvenes chefs decidieron abrir su propio restaurante en la ciudad, algo que se hacía realidad el pasado mes de diciembre, cuando abría sus puertas en Felipe II Plato Plató. En esta aventura están acompañados por sus socios y también amigos Juan Ráez e Iñaki y Javier López. Juntos han dado forma a un negocio muy poco convencional que en poco tiempo ha conquistado a todo el barrio y a sevillanos que se acercan a conocerlo desde todos los puntos de la ciudad.

En la carta de Plato Plató, cuentan los chefs, "no podía faltar la tapa de ensaladilla ni las croquetas ni unas bravas". De hecho, la base de su cocina es "el producto de mercado y las recetas tradicionales con un toque andaluz", algo que no impide, aclaran, "que llevemos a la carta tapas más innovadoras y vanguardistas aunque siempre adaptadas al paladar sevillano". Así, el tartar de gambas con un aliño a base de cítricos o el espárrago blanco a la plancha conviven en la carta con platos a base de pescado fresco de Huelva, postres caseros y otras sugerencias. En el apartado de vinos, una clara apuesta por los caldos andaluces -no faltan los clásicos que también se copean- y la posibilidad de disfrutar de una copa de cava o champán con el almuerzo o la cena sin que por ello tenga que dispararse el presupuesto.

Un ticket medio de entre 15 y 20 euros y una atención personalizada -los dos chefs se reparten la cocina y la sala para estar en permanente contacto con los clientes- completan la propuesta de un local cuyo equipo está acostumbrado a que todo es posible. Tanto, que en el interior del local se ha habilitado un plató de televisión en el que los dos chefs graban las videorecetas que cuelgan en Youtube y en las que explican paso a paso cómo se elabora cada uno de los platos de la carta. "Estamos terminando ahora una serie de ellos que pronto estarán disponibles en la red", cuentan. "Queremos que cualquiera pueda hacerlas en su casa e incluso que nos pregunten si tienen alguna duda".

La música en directo -principalmente jazz o flamenco soul- los viernes y sábados por la noche es otra de las sugerencias del local, que cuenta con terraza y varios espacios con mesas altas y bajas e incluso sillones y una cuidada decoración.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios