Salir de compras: Juguetes y vivencias que ayudan a crecer en La Gatita Lulú

Tras trabajar cerca de 12 años como directiva en el sector del turismo, Elena Moret se encontró un día con una de esas temidas cartas de despido sobre su mesa. Era, recuerda, "29 de junio de 2012" y tan sólo cuatro meses después abría sus puertas La Gatita Lulú que, además de una tienda dedicada a los niños y a los juguetes, es su manera de decir al mundo que "siempre hay una segunda oportunidad".

Quizás fuera porque acababa de ser madre o, simplemente, porque había encontrado una nueva vocación. Lo cierto, explica la empresaria gaditana afincada en Sevilla, "es que siempre me había preocupado mucho por la seguridad y la idoneidad de los juguetes y decidí hacer de ello mi nueva profesión". En La Gatita Lulú cada juguete está seleccionado "cumpliendo las máximas garantías de calidad" pero, sobre todo, atendiendo a la máxima de que "el juego es importante y necesario a cualquier edad". Así, hay un catálogo disponible para niños de hasta 12 años que incluye desde juegos tradicionales (puzles, disfraces o peluches) hasta otros más novedosos. "La Gatita Lulú tiene la filosofía de una tienda de barrio, con clientes fieles que buscan algo nuevo en cada visita". Por ese motivo, su oferta siempre está llena de novedades y realiza promociones tanto en la tienda como a través de las redes sociales, donde La Gatita Lulú cuenta ya con medio millar de seguidores.

Al margen de lo puramente comercial, Elena se ha esforzado por convertir su negocio en un punto de encuentro -y apoyo- de hombres y mujeres que, como ella, "están buscando una salida en momentos difíciles". Por eso, en la tienda se venden artículos hechos a mano por padres y madres que han convertido su talento con las manualidades en una fuente de ingresos.

La Gatita Lulú, que toma el nombre de la protagonista del cuento que la madre de Elena le repite cada día a su nieta, propone también una agenda de talleres que se celebran los sábados por la mañana. Cuentacuentos pero también manualidades, música o historia del arte son las temáticas de estos encuentros, dirigidos a niños de todas las edades y, en ocasiones, también a sus padres. El precio de cada taller gira en torno a los 3 euros y en el perfil de Facebook del local se van anunciando.

Cuidar a sus clientes, asesorarlos y hacer de La Gatita Lulú un lugar acogedor y agradable es ahora la prioridad de esta empresaria que asegura haber conseguido "vivir de lo que realmente me apasiona".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios