Vivir

Salir a comer: Mucho más que buena mesa

Cuando se acumula experiencia y pasión por la cocina, la búsqueda constante es ir un paso más allá. José Alberto Hernández -más conocido como Josito- y sus cinco socios tenían claro que en La Pincelada Gastrobar los clientes iban a encontrar la mejor gastronomía y por eso quisieron ofrecer algo más. Cultura y cocina se dan la mano cada día en este original restaurante donde la magia, el flamenco o los monólogos ponen la guinda a cualquiera de sus platos más exquisitos.

En la nueva etapa que inició hace apenas unos meses este local del barrio de La Alfalfa, la cultura cuelga literalmente de las paredes. "Queríamos convertir el restaurante en un lugar de referencia para la cultura en la ciudad", cuenta Josito, que a sus apenas 25 años acumula toda una década de trabajo y dedicación en la cocina y en el sector de la hostelería en general. Por eso, en La Pincelada cada jueves hay motivo para evadirse con una cena amenizada con espectáculos de lo más variado.

Música, magia, presentaciones y esta misma noche una cena temática con motivo de la celebración del Día del Orgullo Gay que incluye una exposición de pintura y una espectáculo de drag queens que amenizarán una velada que promete ser muy movida.

En la cocina es Fabián Baes, otro de los socios, el que se encarga de dar forma a una filosofía que el Restaurante La Pincelada Gastrobar ha hecho propia: la de ofrecer lo mejor de la gastronomía tradicional en un formato nuevo, que aprovecha las técnicas más novedosas para sacar el mayor partido a los mejores productos de la tierra. Así, en la carta del local se encuentran propuestas tan sugerentes como bacalao confitado con cremoso de batata y crujiente de jamón o corvina a la plancha con cassé de tomate al estilo andaluz y espárragos confitados. En el apartado de carnes, cuenta Josito, prima "la calidad máxima" en todas sus variantes y cuentan con una gran aceptación platos como el solomillo de buey, la presa ibérica confitada al vacío o la pluma ibérica a la parrilla con verduras en tempura. Otra de las propuestas que más éxito cosecha en La Pincelada son los risottos aunque tampoco hay que salir del local sin probar las ensaladas, revueltos y panes.

Cuenta Josito que aunque los platos se sirven también en raciones la filosofía del negocio es el tapeo. "Es lo que la gente demanda, sobre todo en Sevilla, y con los tiempos que corren la gente prefiere la tapa". Ese mismo concepto lo llevan también a su carta de caldos, repleta de referencias nuevas y originales que pretenden acercar nuevos sabores a los amantes del buen vino. Por eso, la gran mayoría de los vinos se sirven también en copa, "incluso el cava rosado", como cuenta el empresario sevillano.

El Restaurante La Pincelada Gastrobar aspira a sorprender siempre a los clientes tanto dentro como fuera de la cocina y su propio nombre es toda una declaración de intenciones. "La Pincelada se traduce en el detalle un poco artístico que queremos poner siempre en todo lo que hacemos, en los platos, en los espectáculos, ...", dice Josito, que es el encargado de que en la sala todo salga a la perfección.

Además de los espectáculos programados, en La Pincelada se organizan también reuniones, celebraciones y eventos de todo tipo y para ello disponen de un salón específico con capacidad para hasta 25 personas y que cuenta con proyector y pantalla a disposición del cliente y que está habilitado para acoger cualquier temática.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios