Salir de compras: Artesanía para vestir la cabeza

Con la garantía que le confieren sus casi 130 años de experiencia fabricando y exportando sombreros de fieltro a todos los rincones del mundo, la firma sevillana Fernández y Roche ha abierto su primera tienda en la céntrica calle Rosario de la capital. Es sólo el primer paso dentro de un plan de expansión de apertura de establecimientos propios por toda España a lo largo de los próximos cinco años que contempla la inauguración de cinco tiendas más en las principales capitales españolas.

La tienda combina la venta de sombreros fabricados en sus instalaciones Industrias Sombrereras Españolas (Isesa) de Salteras con otras colecciones que distribuyen en exclusiva en España como Stetson y Kangol, entre otras. La gama se completa con otros complementos como los exclusivos tocados de la firma sevillana Cherubina, con la que mantiene un acuerdo de colaboración para la distribución de sus productos en todo el país, y Enrile, especializada en la artesanía del cuero.

El espacio aúna tradición y modernidad con el objetivo de ofrecer una fiel imagen de la centenaria firma, con origen en 1885. Asimismo, ofrece una completa gama donde el cliente encontrará cualquier producto de sombrerería, así como la posibilidad de personalizarlo en función de sus necesidades y gustos, pudiendo confeccionarse un producto a su medida. Además un grupo de asesores de imagen trabajan para encontrar el artículo más adecuado en aquellos casos en los que el cliente no sea un usuario habitual de este tipo de prendas.

En cuanto a los precios, Fernández y Roche ha apostado por ofrecer un amplia gama para aquellos que opten por unos precios más económicos sin por ello tener que renunciar a la calidad.

La sombrerería, por último, nace también con una vocación docente y por ello entre sus propósitos está el de dar a conocer el proceso de elaboración -totalmente artesanal- con sencillas imágenes que reflejen desde la pieza virgen hasta el producto final, así como otros aspectos singulares como sombreros antiguos y originales.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios