Sentimientos a flor de piel y una pieza de danza

'Verano en diciembre', de la compañía La Belloch, se representa el sábado y el domingo. 'Verano en diciembre', de la compañía La Belloch, se representa el sábado y el domingo.

'Verano en diciembre', de la compañía La Belloch, se representa el sábado y el domingo. / m. g.

Teatro central

Icono de la escena internacional contemporánea, Anne Teresa de Keersmaeker llega al Teatro Central para presentar una de sus más grandes obras maestras; Rain. Ésta se puede ver mañana y el sábado a las 21:00. Por otro lado, el sábado y el domingo (20:00) se representa Verano en diciembre, de Carolina África y producida por La Belloch.

En Rain música, bailarines, escenografía, iluminación y vestuario se conjugan para conseguir un espectáculo fascinante en el que todos los elementos se complementan mutuamente. Se trata de una especie de locura del movimiento, marea o incendio, que pasa de cuerpo a cuerpo sin que se pare nunca en un sólo bailarín. Golpeados en la espalda por las olas rítmicas e irresistibles de la música, los bailarines se abandonan a una irreprimible energía colectiva que los conecta. Y he aquí que todo el elenco se convierte en una comunidad singular que nunca se convierte en masa si no que más bien surge una red ardiente que comparte el aliento, la velocidad y esa extraña amistad que puede nacer más allá de la fatiga. Rain es una pieza electrizante, hipnótica, grandiosa.

Premio Calderón de la Barca 2012 a la Autoría Teatral y candidata a tres premios Max 2014, Verano en diciembre es uno de los espectáculos revelación de la pasada temporada en el Centro Dramático Nacional y llega al Teatro Central para presentar un pedazo de realidad lleno de calor en estos tiempos de realidad. La historia de este espectáculo es la de un pequeño milagro que comenzó en 2013 en la sala que esta La Belloch inventó y regenta en los bajos de un edificio del madrileño distrito de Arganzuela: un bonito lugar para crear, un bonito lugar para estar, un espacio lleno de energía. Una comedia optimista donde el malestar de fondo, los golpes de felicidad repentinos, las encrucijadas y los giros del destino se escalonan y repercuten en la boca del estómago con una gran intensidad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios