Siesta

Se hace duro pasar las horas en plena calle intentando ganarse la vida. Mientras el tiempo pasa, llega la hora de la siesta y hay quien no puede evitar echar una cabezadita aunque sea en una silla con el gentío pululando alrededor.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios