Volantes que llegarán desde París hasta la Feria

  • Tras cuatro años en Sevilla se lanzó a diseñar y planea presentar sus creaciones en las próximas pasarelas de moda flamenca

Alexandra Gastaut tiene 31 años y nació en París. Tras varios años viviendo en Londres, Italia o Río de Janeiro, aterrizó en Sevilla y se enamoró de la moda flamenca. En su vuelta a la capital de Francia dedica sus días al diseño y la confección de vestidos de flamenca. Su objetivo es presentar su colección el próximo año en pasarelas como Simof y We Love Flamenco.

El interés llegó durante los cuatro años en los que residió en Sevilla."Encontré muchos sevillanos que me explicaron las costumbres de la ciudad: tapear, comer de pie, tener frío cuando hace 15 grados, tomar un tinto o una cañita en la Alameda o el Salvador, las playas de Huelva y Cádiz, los carnavales con sus chirigotas... Bueno, y así podría seguir horas enumerando todo lo que mis amigos sevillanos me enseñaron. Pero lo que más me gustó es la Feria de Abril". Reconoce que se quedó impresionada por todo lo que representa. "Lo veo como un homenaje a las costumbres andaluzas y españolas. Nosotros en París, y en toda Francia, estamos aboliendo nuestras costumbres porque hay mucha diversidad. Consideran que tenemos que integrarnos todos y por eso ya no quieren que haya una tradición fuerte en el país", comenta.

Sobre todo le llamaron la atención las mujeres vestidas de flamenca. "¡No vi una mujer que no fuera hermosa! ¡Esos trajes son mágicos! Enseguida una amiga me prestó uno de sus vestidos, y así me sentí yo también una flamenca que podía lucir sus volantes bailando por sevillanas". Desde entonces fue a la feria con trajes que le prestaban sus amigas y al final se compró unos. "Uno de mis primeros vestidos fue de Aurora Gaviño. Cuando volví a Francia siempre intenté coger mis vacaciones durante el periodo de la feria, porque no podía perdérmela. Ya formaba parte de mi vida y mi corazón".

Su experiencia laboral está muy relacionada con el mundo de la moda. "Empecé a trabajar en Acne Studios, una firma sueca de lujo. Es un estilo muy depurado y muy particular. Estuve cinco años en esa empresa, que tiene sede en Estocolmo pero una oficina principal en París. Y después cambié por entrar en Lanvin, una firma parisina muy antigua; tiene 125 años de historia y es equivalente a Chanel. Mi papel era organizar las Fashion Week en París, Milan, New-York, Londres, Estocolmo y Dusseldorf. Me encargo de los showrooms y las pasarelas. Cada detalle es importante. El casting de las modelos, el resto del equipo, las luces, música, flores, catering y muchas cosas mas... ¡parece que nunca acaba! Por otro lado me encargaba de organizar los eventos de la firma, como la fiesta de primavera con la prensa y las aperturas de las tiendas alrededor del mundo", explica.

Actualmente, ha dejado Lanvin para dedicarse a la moda flamenca. "Quiero intentarlo, que mis trajes se vean por la feria, quiero vivir de mi sueño porque creo que cuando algo se hace con el alma y el corazón, sólo sacas lo mejor de ti. Mis energías son positivas porque amo y admiro el arte flamenco".

Su firma se llama Atelier 109, y acaba de abrir una pagina facebook y otra Instagram. Su cuenta en Instagram es @atelier109paris.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios