Un adiós de vanguardia y romanticismo

  • SIQ Handcraftand- Fashion se clausuró en el Alcázar con los desfiles de Tolentino, Alejandro Postigo y Vicky Martín Berrocal

El último tridente para la última jornada. Ayer se despidió el evento de moda que ha ocupado durante tres días el Salón Gótico del Real Alcázar. Tres días de desfiles que reivindican la moda de costura -la confección artesana y a medida- en una ciudad que presume de ser cuna de artesanos. Diseños nupciales y de ceremonia, un sector tradicionalmente ligado a esta producción que vuelve a los orígenes con la iniciativa de la Agencia de Moda y Comunicación Doble Erre, SIQ HandcraftandFashion. Los encargados de clausurar esta pasarela improvisada en palacio fueron la firma de sombrerería de Felipe Vivas y Manuel Carrión, Tolentino; el modisto Alejandro Postigo y la diseñadora Vicky Martín Berrocal.

El desfile de Tolentino inauguró la tarde. La previa ya reflejó lo especial que sería la presentación, ya que los invitados -habituales clientes de la marca- tuvieron que cumplir un requisito para asistir: llevar un sombrero comercial de la firma. Felipe Vivas, uno de los diseñadores de la marca, avisó: "Nuestros desfiles son hiperbólicos, una presentación desmesurada de la colección". Óbject trouvé (alusión al movimiento artístico que se basa en la descontextulización de un objeto) quiere ser una retrospectiva de todas las vanguardias que se desarrollaron después de la irrupción en el mundo del arte de la popular obra de Marcel Duchamp Rueda de bicicleta y una reinvención de los años locos de París entre 1910 y 1930. Cada movimiento artístico fue un color, un sombrero, que se acompañó de estilismos neutros. Lujo, desenfreno, color y alegría para unos diseños que quieren rescatar del ostracismo comercial esta pieza otrora indisplensable en un "look distinguido y glamuroso".

En el ecuador de la tarde, presentó sus propuestas el utrerano Alejandro Postigo. El romanticismo llegó para quedarse. Alcázar fue el homenaje del diseñador al tándem -arquitectura y costura- que inspiró este evento de moda. "Se me ocurrió que siendo este el lugar donde iba a presentar la colección, no cabía mejor nombre, ni inspiración", comentó el diseñador. Diez vestidos de novia y diez largos para fiesta en los que las transparencias estuvieron muy presentes. Diseños con un marcado aire romántico que respetó el sello que caracteriza a la firma y que se acompañaron de los complementos de Antonio Marcos.

La responsabilidad de la clausura recayó sobre la popular diseñadora Vicky Martín Berrocal, que hizo una presentación con un notable aire romántico. La sevillana, muy ilusionada -fue su primer desfile con una colección completa de novia y madrina-, propuso una veintena de vestidos que mantuvieron su sello personal: la inspiración en la figura femenina. Cuerpos ceñidos y faldas con volúmenes y volantes, junto a trajes con líneas más lánguidas y elaborados con gasas. La flor, como complemento para el cabello o como detalle en los trajes, en alusión a la primavera, fue uno de los elementos protagonistas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios