El cartel del abrazo

  • Nuevo Futuro presenta la imagen de su próximo Rastrillo, que tendrá lugar del 7 al 10 de febrero

Comentarios 1

“Quise recoger y representar ese momento tan especial y tan maravilloso para ellos que es el momento en que un nuevo niño es acogido”. Así define el arquitecto y artista Javier Jiménez Sánchez-Dalp el cuadro que ha pintado para ser cartel del Rastrillo de la Asociación Nuevo Futuro de Sevilla, que tendrá lugar del 7 al 10 de febrero en el hotel Meliá Los Lebreros.

El acto de presentación de la obra tuvo lugar en la Fundación Cajasol, que colabora estrechamente con esta organización solidaria nacida en 1968. Mercedes Camacho, representante de la entidad bancaria, dio muestras de esa relación y ensalzó la labor de Nuevo Futuro ante sus voluntarias, que ocupaban orgullosas las primeras filas de la sala. Tras las palabras iniciales de Camacho, Mercedes Gutiérrez tomó la palabra. La presidenta de Nuevo Futuro en Sevilla aprovechó la ocasión para reivindicar el trabajo que hacen por mejorar la vida de una cuarentena de niños repartidos en cinco hogares. También agradeció a las voluntarias su compromiso con la acción social que llevan a cabo, resaltando la buena conexión intergeneracional entre las anteriores gestoras y las nuevas. Gutiérrez, que reconoció no ser imparcial con el autor del cartel por su amistad con él, fue la encargada de descubrir el cuadro que sirve de imagen del próximo Rastrillo.

Javier Jiménez Sánchez-Dalp, que ha visto crecida su fama como dibujante gracias al programa 'En la tuya o en la mía' de Bertín Osborne, es el creador de una obra en la que quiere representar la “incertidumbre” del niño recién acogido mediante una niña con una “mirada indefinida al infinito”. Ese cambio que provoca la acogida de Nuevo Futuro en el que “está todo por hacer” se hace patente por medio de un abrazo que significa el amparo de la asociación. Jiménez se mostró agradecido por un encargo que, según él, le ha servido para conocer más a fondo el trabajo de Nuevo Futuro. Por último, el pintor, quiso dedicar esta obra a la recientemente fallecida María Pepa de la Serna, que fue presidenta de la ONG durante 21 años.

Este ha sido pistoletazo de salida hacia el Rastrillo que se volverá a organizar en menos de un mes en el hotel nervionense un año más. La jornada, marcada por la alegría y el reencuentro de muchas voluntarias, finalizó con múltiples fotografías junto a las flamantes imágenes. El reparto de las copias del cartel fue el colofón y el reto de difundir por la ciudad un evento ya clásico dentro de la agenda social y que sirve para ayudar a una asociación que a su vez ha ayudado a más de 7.000 niños en más de 150 hogares en todo el mundo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios