Los 1.001 'cheesecakes'

  • La bloguera Alma Obregón acaba de lanzar su último libro en el que la tarta de queso es la protagonista

Licenciada en Comunicación Audiovisual y en Pedagogía del Violín, un día decidió dejarlo todo y dedicarse a la repostería. Alma Obregón, actualmente una de las blogueras más conocidas en España, se encontraba en Alemania finalizando un doctorado. Allí comenzó a realizar cupcakes a modo de entretenimiento para pasar las gélidas tardes alemanas y descubrió que aquello con lo que pasaba el rato era su verdadera vocación y su pasión. Dejó el doctorado y se atrevió con el blog Objetivo: Cupcake perfecto. El éxito con sus posts la llevó a profesionalizarse y a escribir cinco libros. El último, Objetivo: Cheesecake perfecto acaba de salir al mercado y tiene como protagonistas a las tartas de queso.

Enamorada de los cupcakes desde que los viera por primera vez en Inglaterra, comenzó a profesionalizarse con un curso de buttercream y fondant para después realizar los másteres PME, el de Instructora Wilton y el de pastelería de la prestigiosa escuela Le Cordon Bleu y otros cursos de repostería y decoración de tartas. Su amplia formación la han llevado a poseer su propia tienda, Almas's Cupcakes, en la que no sólo vende los productos, sino que también imparte cursos a los interesados en pastelería.

En su blog,Alma comenzó colgando recetas que ella traducía de algunas plataformas americanas. Traducía las recetas y luego las adaptaba a los paladares españoles. Junto a ellas, dulces de repostería más tradicional que ella siempre había querido probar. Pero su profesionalización y su tan arraigada pasión por la repostería hicieron que su creatividad se disparase y comenzase a probar ella misma con las recetas. Todo lo que se le ocurría lo llevaba a cabo, receta que caía en sus manos, receta que variaba o aderezaba con sus propios gustos. Así fue como se le ocurrió la idea de Objetivo: Cheesecake perfecto.

Amante de lo dulce y obsesionada por los cheesecakes de mil sabores, Alma Obregón no quería resignarse a que la gente pensara en la tarta de queso como un postre que pedir cuando no hay nada suculento en la carta. Fue entonces cuando se le encendió la bombilla. Mientras estaba de vacaciones en Chicago vio un restaurante que tenía entre sus dulces más de treinta variedades de cheesecakes. Después de darle varias vueltas planteó a la editorial (Grijalbo) la posibilidad de escribir un libro que recogiera recetas de cheesecakes. Ante la sorpresa de su editora, la joven bloguera reunió un gran número de recetas, todas ellas probadas por ella misma, de las que finalmente sólo pudo incluir en el libro 50. "Nadie piensa que un cheesecake tenga tantas posibilidades, pero puedes hacerlo de tantas variedades como ideas tengas en tu cabeza", asegura la bloguera. Desde la tradicional tarta de queso sin horneado, pasando por el bundtcake de chocolate relleno de cheesecake de mantequilla de cacahuetes, hasta el red velvet con cheesecake. Sin olvidar su preferida, la tarta de zanahoria con cheesecake, ni los pasteles pensados para intolerantes al gluten o para aquellos que no pueden abusar del azúcar. Todos tienen cabida en el último libro de Alma Obregón.

Para esta joven la repostería vive uno de sus mejores momentos, algo que ve con muy buenos ojos porque "el boom por la pastelería artesanal ha conseguido que estos establecimientos vuelvan a verse por la calles. La gente se vuelve más exigente con lo que come y eso contribuye a que el nivel de la repostería tenga que subir para cumplir esas expectativas". Por eso, ella tiende a democratizar las recetas que aparecen tanto en su blog como en sus libros. "La repostería tiene que ser asequible para todo el mundo, por eso me gusta innovar y convertir recetas complicadas en sencillas para que le pueda salir a todo el mundo", asegura.

Sin parar ni un segundo y con muchas ideas en la cabeza que todavía no puede desvelar, Alma Obregón piensa seguir trabajando por y para la repostería , recuperando lo dulce como algo bonito y sin dejar de aunar lo tradicional y lo más novedosos en sus recetas porque, "cuando algo te apasiona y le pones corazón siempre sale bien".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios